El empleado del mes

Argentina
Jorge Rachid

Los empleados públicos son «ñoquis», la inversión social un «gasto», los derechos humanos una «venganza», la protesta social «antidemocrática», y los reclamos salariales «no entienden la situación». La devaluación es un «sinceramiento», la represión «apegarse a la ley» y los decretazos «demostración de poder». El país como en los peores tiempos de las dictaduras.

Mauricio Macri y Gerardo Morales

Jorge Rachid* – Latinoamérica Piensa

La mayoría de los jujeños avala la persecución a Milagro Sala, del mismo modo que cuando se llevaban a algún vecino durante la dictadura decían «algo habrá hecho». Una manera elíptica de justificar el avasallamiento de la Justicia, que expresa un profundo racismo, un sentimiento de rechazo de clase, y falta de amplitud para reconocer a otras culturas como la de los pueblos originarios.

Pero el prolongado encarcelamiento de Milagro se traduce también en un amplio rechazo nacional e internacional, incluido el reclamo de libertad de la dirigente social hecho por el presidente de Bolivia, Evo Morales, durante la cumbre de la Celac.

Hace 15 años cuando el entonces jefe del sindicato de cocaleros de Bolivia visitaba la Argentina para reunirse con los movimientos sociales en el hotel Bauen de Buenos Aires, los sectores medios de nuestro país, que incluso terminaron apoyando al peronismo por 12 años, ¿pensaban realmente que Evo Morales podía llegar a Presidente y ser uno de los ejemplos de liderazgos más importantes del siglo XXl? 

Durante siglos, Bolivia fue devastada por la «civilización», saqueada por los «doctores», sometida por las oligarquías «blancas» que no dudaron en provocar golpes de Estado y secesiones de territorio. Siendo Presidente, Evo resolvió expulsar a la Embajada de EEUU, la DEA, la USAID y todos los organismos ligados a los servicios de inteligencia norteamericanos, asumiendo la necesidad de una inclusión social en plenitud, a partir de la preservación de los recursos naturales, y colocando «las mangueras para adentro», en beneficio de su pueblo, de su bienestar presente y futuro.

» Milagro construyó más de 8.500 viviendas en menos de 10 años, mientras Macri en 8 años no llegó a las 500 en la CABA. Más de 66 mil compatriotas recuperaron el trabajo, la visibilidad perdida cuando nadie se ocupaba de ellos. Levantó más de 10 centros de salud, con médicos, paramédicos, enfermeras, bioquímicos y equipamiento «

De mismo modo, Milagro construyó más de 8.500 viviendas en menos de 10 años, mientras Macri en 8 años no llegó a las 500 en la CABA. Más de 66 mil compatriotas recuperaron el trabajo, la visibilidad perdida, cuando nadie se ocupaba de ellos. Levantó más de 10 centros de salud, con médicos, paramédicos, enfermeras, bioquímicos y equipamiento de última generación, así como quería Evita para sus «grasitas». Unas 12 escuelas de nivel primario y secundario, integrando a los jóvenes al estudio y al trabajo, en una organización social de base, con centros de recreación, con piscinas incluidas, para horror de la oligarquía, que repite su latiguillo: «como puede ser que tengan televisor, si son pobres». Es que habían dejado de ser pobres. Y fueron dignos.

No debe haber sido fácil para Milagro trabajar en un territorio hostil como es la provincia de Jujuy, donde hasta Manuel Belgrano tuvo que fusilar a sectores oligárquicos que jugaban para los realistas y no querían plegarse al Éxodo Jujeño, la más grande epopeya protagonizada por el pueblo más humilde, sólo comparable a la Redota artiguista. Son los mismos sectores que en alianza con la oligarquía salteña colaboraron con la muerte de Martín Miguel de Güemes .

En estos años, Milagro y la organización Túpac Amaru debieron enfrentar mil operaciones políticas y difamaciones de todo tipo destinadas a minar su poder, a las cuales respondió con firmeza y actitud confrontativa, y por las cuales se le hizo fama de «violenta».

En un nuevo papelón de una justicia manejada por el poder político jujeño, Milagro fue liberada de las causas que se le sustanciaban por tumulto, pero seguirá detenida por la catarata de denuncias que arrojó el vengativo gobernador de la provincia Gerardo Morales, sobre supuestos delitos que recién en prisión le fueron notificados. Una persecución política sin escrúpulos. La foto de Morales debería lucir en un cuadro en el despacho presidencial, así como hacen los locales de comida chatarra con sus buenos empleados.

» En un nuevo papelón de una Justicia manejada por el poder político jujeño, Milagro fue liberada de las causas que se sustanciaban por tumulto, pero seguirá detenida por la catarata de denuncias que arrojó el vengativo gobernador de la provincia Gerardo Morales, sobre supuestos delitos que recién en prisión le fueron notificados «

En tanto continua la lucha por la liberación de Milagro con un acampe en Plaza de Mayo, donde los Curas en Opción por los Pobres dieron misa, y también en Jujuy, con el respaldo de distintas agrupaciones sociales y políticas, pese a la continua ofensiva y las amenazas, a lo que se agrega el reclamo por los 48 mil despidos entre trabajadores públicos y privados, principal «logro» del primer mes de gestión de la Revolución de la Alegría.

Esta persecución de los dirigentes de las organizaciones sociales es coherente con la ola de despidos que se registra en todo el país, avalados por amplios sectores de la sociedad, como en las épocas de la dictadura, cuando todo se justificaba a partir de la “pesada herencia”, a través de una campaña de demolición por parte de los medios hegemónicos. Entonces era con Nestaudt, como ahora es con otros. Y así, todos los empleados públicos pasaron a ser «ñoquis». La inversión social se convirtió en un «gasto». La defensa de los derechos humanos en una «venganza». La protesta social es «antidemocrática». Los dirigentes obreros con sus reclamos salariales «no comprenden la situación». En cambio, la devaluación es un «sinceramiento». La represión es el «apego a las leyes». Y gobernar a través de decretos es «una demostración de poder», aunque en rigor se trate de medidas anticonstitucionales, en la medida en que se ignora al Congreso, electo democráticamente, y en pleno ejercicio de sus facultades.

No cesan las nuevas autoridades de los organismos del Estado con sus amenazas de despidos, por portación de Facebook o Twitter, que son requisados para conocer el perfil ideológico de los empleados, como en las peores épocas de la dictadura. ¿Cuál es la diferencia entre espiar en las redes sociales con las requisas de las bibliotecas en épocas de la represión militar? Ninguna. El objetivo es el mismo: la persecución ideológica de los trabajadores, un hostigamiento tipo Gran Hermano, que nos lleva al peor de los escenarios posibles y pone en jaque a la misma democracia, obligando a la Justicia a intervenir para poner freno a semejante avasallamiento.

Todo se encarrila a limitar la protesta social, que crecerá y se extenderá cada día con mayor intensidad a partir de la brutal eliminación de los subsidios a las tarifas, que no sólo impactará en las familias por el aumento en los costos de la electricidad y el gas, ya que esa es sólo una parte del encarecimiento del costo de vida. La otra pata, es el aumento automático de todos los productos de primera necesidad, en especial aquellos que para su elaboración tienen mayor dependencia de la energía, que traerá aparejado la caída del consumo y la producción, y nuevos despidos en las Pymes, ante la falta de defensa de la industria nacional por parte del gobierno, que parece funcionar a control remoto, aunque está claro que no son ellos los que manejan el control remoto.

Después de años de estigmatizar al INDEC, ahora el gobierno
macrista decidió que hasta agosto no habrá índices relativos sobre la evolución del costo de vida, en una postergación inexplicable, cuando hasta hace poco más de un mes y mientras eran oposición, presentaban un índice Congreso que los medios reproducían con fruición. Esta postergación afectará las discusiones paritarias que se pondrán en marcha a pleno recién en marzo, sin referencia concreta para el debate. Ese es el verdadero sentido del ocultamiento: poner un techo con fines de metas inflacionarias.

» El Banco Central concretó un nuevo latrocinio sobre el país. Llegaron 5.000 millones de dólares a nuestras reservas […] Pero la ingeniería financiera realizada por el procesado titular de la entidad, Federico Sturzenegger, es un préstamo entre bancos con una tasa del 7,6%. Una tasa astronómica en un mundo que se financia a tasas negativas»

En tanto el Banco Central concretó un nuevo latrocinio sobre el país. Llegaron 5.000 millones de dólares a nuestras reservas, lo cual en principio podría parecer bueno, de no ser por la ingeniería financiera pergeñada por el procesado titular de la entidad, Federico Sturzenegger, en un préstamo entre bancos con una tasa del 7,6%. Una tasa astronómica en un mundo que se financia a tasas negativas, por lo menos en el mundo al cual el gobierno pretende entrar como socio, pero en el que todavía parece que no ha sido aceptado. Estos préstamos están respaldados por los BONAR, papeles en pesos que el gobierno tenía como deuda intraestatal que ahora serán convertidos a dólares por 10.000 millones, y que en caso de incumplimiento por parte del país su jurisdicción legal serán los tribunales de Nueva York, del juez Thomas Griesa, quien entenderá en una supuesta controversia.

La cobertura mediática al régimen macrista nos impide leer la Declaración de la CELAC, el reclamo de libertad a Milagro Sala y la condena a las autoridades argentinas, y las exposiciones de distintos presidentes de la región que nos ubican nuevamente en el “patio trasero» del Imperio según la Doctrina Monroe. Nuevamente somos ejemplo en la región de sumisión nacional al poder imperial, de exclusión social, de las relaciones carnales y el alineamiento automático, incluso con Gran Bretaña y la OTAN, ocupantes militares de territorio argentino en las Islas Malvinas, con proyección antártica y de los pasos interoceánicos de importancia estratégica, sin contar la explotación de los recursos off shore del mar argentino.

El Presidente no quiso recibir a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, ni a Hijos, ni a las diferentes organizaciones de Derechos Humanos, mientras se paseaba por Bellas Artes y se hacía tiempo para recibir a sus «mandantes» de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), encabezados por Héctor Magnetto (Clarín) y Paolo Roca (Techint), puntas de lanzas de la designación de los ministros Ceos que conducen una Argentina de rodillas, frente a un mundo en donde los países centrales pretenden paliar sus crisis a costa del trabajo y empobrecimiento generalizado de los países emergentes como el nuestro.

Luego de la visita al Papa Francisco, y las repercusiones internacionales de la gira europea del presidente de Irán, Hasán Rouhaní, con compromisos de compras por más de 50 mil millones de dólares entre aviones, equipos de bienes de capital para la industria, coches y vehículos en general, más acuerdos por 25 años en la compra-venta de petróleo y otros contratos con Italia y Francia, el gobierno apuró su pedido de audiencia al Vaticano. El encuentro se hará este mes, y allí irá Macri a buscar ayuda para rehacer la agenda con un país demonizado por algunos sectores de la sociedad argentina, pese a lo cual algunos asiduos visitantes siguen haciendo pingües negocios, como la Aceitera General Deheza, comandada por uno de los Ceos de Macri.

La situación empeora día a día para el pueblo argentino después de la reunión de Davos, en cada rubro sobre la calidad de vida que se quiera analizar, desde la alimentación al trabajo, desde las libertades individuales hasta el funcionamiento de las instituciones, con un Congreso cerrado a los fines del ejercicio discrecional del poder macrista.

*Médico, escritor y periodista.