El dolor del EZLN también es rabia

México

El asesinato del maestro de la escuela zapatista José Luis Solís López por una organización financiada para desestabilizar y provocar al EZLN fue repudiado dentro y fuera del país. Esta agresión, a la que precedieron muchas otras, obliga al zapatismo a asumir su naturaleza político-militar para defender a sus comunidades, mientras permanece el silencio del Estado federal ante la injusticia.

Marta Molina

Magdalena Gómez – La Jornada (México)

El próximo 24 de mayo el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y las juntas de buen gobierno, así como personas y organizaciones de diversas partes del país y fuera de él, realizarán en el caracol de La Realidad un homenaje al maestro de la escuelita zapatista José Luis Solís López, el Galeano, asesinado el pasado 2 de mayo por integrantes de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos Histórica (Cioac-H). Ya se han señalado las características de la agresión y la emboscada en uno de los bastiones emblemáticos del zapatismo también son muchas las voces nacionales e internacionales que han expresado solidaridad al zapatismo y repudio a la agresión de clara naturaleza contrainsurgente. Sin embargo, es importante detenerse a analizar los indicadores y contexto de lo que es en efecto una agresión más en la larga cadena de las que ha sufrido el EZLN y sus bases de apoyo a lo largo de los 20 años de vida pública.

En esta ocasión la agresión se presenta en el momento que el zapatismo está consolidando una ruta que abrió una nueva etapa a partir de diciembre de 2012, cuando de nueva cuenta y de manera masiva efectuó movilizaciones pacíficas, civiles y silenciosas bajo el mensaje: ¿escucharon? Ya he señalado la sordera congénita del Estado frente a los pueblos indígenas en general y de manera especial frente al EZLN.

Durante 2013 fue desplegada la iniciativa de la escuelita zapatista que congregó a miles en todos los caracoles para conocer de viva voz la extraordinaria sistematización de su experiencia organizativa autonómica en las juntas de buen gobierno. Dentro de sus diversos rasgos esenciales destaco que se trata de una iniciativa de eminente poder civil construido desde abajo.

“En La Realidad se ha mostrado otra realidad, la del Estado que propicia y financia desestabilización y que obliga al EZLN a asumir su naturaleza de organización político militar para defender a las comunidades organizadas”

A finales de este mes se celebraría una serie de eventos significativos que de alguna manera consolidarían la ruta abierta a finales de 2012. Se compartiría el proceso de fortalecimiento del Congreso Nacional Indígena, se realizaría un merecido homenaje al muy querido amigo Luis Villoro Toranzo y un seminario sobre ética y despojo, plataforma que en conjunto haría propicia la presentación de nuevas iniciativas. Todo ello fue suspendido indefinidamente. En ese contexto paradójicamente en La Realidad se ha mostrado otra realidad, la del Estado que propicia y financia desestabilización y que obliga al EZLN a asumir su naturaleza de organización político militar para defender a las comunidades organizadas, insistiendo en que no son ellos quienes buscan la guerra y reafirmando que su camino es el de la paz.

La procuraduría chiapaneca realizó diversas detenciones, particularmente las del agente municipal y el presidente del comisariado ejidal, así como el tesorero del comisariado ejidal, indicando que ahí se encuentran los autores intelectuales del asesinato de Galeano y quien le disparó con un arma de fuego. Estas acciones están muy lejos de una dimensión de la justicia que vaya más allá del ámbito penal, siempre reversible; nada garantiza que esta vez también se harán presentes las por cierto consuetudinarias fallas al debido proceso. Así estamos con el ensordecedor silencio federal.

Subcomandante Marcos – Enlace Zapatista (México)

Fueron el dolor y la rabia los que nos hicieron desafiarlo todo y a todos hace 20 años

Y son el dolor y la rabia los que ahora nos hacen calzarnos de nuevo las botas, ponernos el uniforme, fajarnos la pistola y cubrirnos el rostro.

Y ahora colocarme la vieja y ajada gorra con las 3 estrellas rojas de cinco puntas.

Son el dolor y la rabia quienes han traído nuestros pasos hasta La Realidad.

Sí, hay una foto del compa Galeano.  La imagen muestra todas las heridas y alimenta el dolor y la rabia, aunque escuchar los relatos no necesita ningún refuerzo.  Claro que entiendo que esa foto podía herir la susceptibilidad de la realeza españolista, y por eso mejor poner una foto de una escena montada con descaro, con unos cuantos descalabrados, y que los reporteros, movilizados por el gobierno chiapaneco, empezaran a vender la mentira de una confrontación.  “El que paga, manda”.  Porque hay clases, mi buen.  Una cosa es la monarquía española, y otra los “pinches” indios alzados que te mandan al rancho de amlo sólo porque ahí, a unos pasos, están velando el cuerpo todavía ensangrentado del compa Galeano.

“Y son el dolor y la rabia los que ahora nos hacen calzarnos de nuevo las botas, ponernos el uniforme, fajarnos la pistola y cubrirnos el rostro”

La CIOAC-Histórica, su rival la CIOAC-Independiente y otras organizaciones “campesinas” como la ORCAO, ORUGA, URPA y demás, viven de provocar confrontaciones. Saben que el provocar problemas en las comunidades donde tenemos presencia agrada a los gobiernos.  Y que suelen premiar con proyectos, y gruesos fajos de billetes para los dirigentes, los agravios que nos hacen.

En palabras de un funcionario del gobierno de Manuel Velasco: “nos conviene más que los zapatistas estén ocupados en problemas creados artificialmente, en lugar de que hacen actividades a las que llegan “güeros” de todas partes”.  Así dijo: “güeros”.  Sí, es cómico que así se exprese el sirviente de un “güero”.

Cada que los líderes de esas organizaciones “campesinas” ven menguar su presupuesto para las francachelas que se otorgan, organizan un problema y van con el gobierno de Chiapas para que les pague por “calmarse”.

 

Leer artículo completo de La Jornada aquí

Leer artículo completo de Enlace Zapatista aquí