El día para repensar la Tierra

Latinoamérica y El Mundo

El Día de la Tierra se celebra hoy 22 de abril, tal como lo establece Naciones Unidas desde 1970, a fin de reconocer los ecosistemas que se encuentran en ella. Pero, los estudios científicos advierten que en el octavo mes del año se acaba la capacidad de la Pachamama para recuperar los recursos que se usan y descartan. En 2014 el lema es “Ciudades Verdes”.

Humberto Gómez – La Razón (Bolivia)

Hoy, 22 de abril, se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra, dedicado a reconocer que la Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar y que es necesario promover la armonía con la naturaleza para alcanzar un justo equilibrio entre todas las necesidades de las generaciones presentes y futuras.

¿Podemos conmemorar algo? Evaluaciones recientes sobre nuestra huella ecológica nos indican que la capacidad de la Tierra para generar todos los recursos que usamos y reciclar todos los residuos que producimos se acaba en el octavo mes del año, es decir, vivimos cuatro meses al año de “prestado”. Existe un desbalance en el mundo entre extensas regiones “deudoras” y “acreedoras”, ambientalmente hablando.¿Qué nos ha conducido aquí? Nuestra propia conducta como humanidad, muchos podrán decir “no es mi culpa”, pero hoy, solo hoy, tome conciencia sobre sus actos y si éstos de verdad contribuyen a que la región en la que vive sea acreedora y no deudora.

“Duele nuestro planeta, duele pensar que mis hijos vivirán en un planeta con dos grados centígrados más cuando sean adultos, y que ese cambio modificará radicalmente la forma cómoda y feliz en la que viven ahora. Duele ver el ansia de consumo que tenemos, que va desde el pedir una bolsa plástica para una pastilla en el supermercado, para luego botarla en la calle, hasta el despilfarro de agua potable en nuestros hogares”

La crisis ambiental en la que nos encontramos ahora, el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la productividad de la tierra, la escasez de agua y más, toda esa crisis ambiental es el triste reflejo de la crisis humana en la que vivimos. Duele nuestro planeta, duele pensar que mis hijos vivirán en un planeta con dos grados centígrados más cuando sean adultos, y que ese cambio modificará radicalmente la forma cómoda y feliz en la que viven ahora. Duele ver el ansia de consumo que tenemos, que va desde el pedir una bolsa plástica para una pastilla en el supermercado, para luego botarla en la calle, hasta el despilfarro de agua potable en nuestros hogares. Duele ver gobiernos que, sabiendo el problema en el que estamos, no pueden ponerse de acuerdo por múltiples intereses. Duele ver que creemos que la única forma en la que le daremos su importancia a los bosques es poniéndole un valor monetario porque solo de dinero entendemos. Duele saber que cada año se deforesta en nuestro país el equivalente a 243.000 canchas de fútbol y que hay una cantidad igual de tierras degradadas y mal usadas.

Duelen tantas cosas, que es difícil “celebrar” algo en un día así. Hay una cosa que celebrar, y es que esta nuestra casa es tan noble y buena madre, que soporta todos nuestros embates, y lo hace por una simple razón: ella puede vivir sin nosotros, nosotros no podemos vivir sin ella.

Redacción – Sin Embargo (México)

Desde la “Pacha Mama” boliviana, pasando por “Tonantzin” en algunos pueblos mesoamericanos, la expresión Madre Tierra es una manera común que se utiliza para referirse al planeta Tierra en diversos países y regiones, mientras que la concepción del planeta como “creadora” refleja la interdependencia que existe entre los seres humanos, las demás especies vivas y el espacio que todos habitamos. 

Llega así, una vez más, el Día Internacional de la Madre Tierra que esta edición se centrará en las ciudades verdes, con el objetivo de movilizar a millones de personas para lograr un medio ambiente saludable y sostenible, invitando a las personas a unirse para pedir una nueva era de ciudades verdes. 

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), hace un llamado a invertir en energías renovables y en eficiencia energética, así como a reconstruir las ciudades y empezar a resolver el problema del cambio climático. 

De esta manera, la campaña “Ciudades verdes” pretende generar un movimiento a nivel mundial durante los próximos dos años para acelerar esta transición, publicó el organismo en un boletín de prensa. De acuerdo con la ONU, en la actualidad, más de la mitad de la población mundial vive en las ciudades. 

“‘Hago un llamamiento a que todas las personas del mundo alcen su voz y hablen en nombre de este planeta, nuestro único hogar. Cuidemos de la Madre Tierra para que esta pueda seguir cuidando de nosotros como lo ha hecho durante milenios’, dijo Ban Ki-moon”

Todo esto repercute a nivel mundial en el hecho de que a medida que la población urbana crece, los efectos del cambio climático empeoran, lo que representa una razón de gran peso por la que las urbes deben evolucionar. 

“Hago un llamamiento a que todas las personas del mundo alcen su voz y hablen en nombre de este planeta, nuestro único hogar. Cuidemos de la Madre Tierra para que esta pueda seguir cuidando de nosotros como lo ha hecho durante milenios”, dijo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon con motivo de esta celebración que se lleva a cabo cada año desde 1970 y en la actualidad es seguido por 192 naciones.

La proclamación del 22 de abril como Día Internacional de la Madre Tierra supone el reconocimiento de que la Tierra y sus ecosistemas proporcionan la vida y el sustento a los seres humanos y al resto de los seres vivos a lo largo de su existencia. Así mismo, también reconocer la responsabilidad que le corresponde a cada individuo para protegerla y conservarla, como se expone en la Declaración de Río de 1992, de promover la armonía con la naturaleza y la Tierra a fin de alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, publicó la organización mundial. 

La Red del Día de la Madre Tierra lanzó la campaña Ciudades verdes en el otoño de 2013 para ayudar a las ciudades de todo el mundo a ser más sostenibles y reducir su huella de carbono. Esta iniciativa tiene como objetivo ayudar a las ciudades a acelerar su transición a un futuro más limpio, saludable y más viable económicamente a través de mejoras en la eficiencia, inversiones en tecnología de energías renovables, y reformas regulatorias.

 

Leer artículo de La Razón aquí

Leer artículo completo de Sin Embargo aquí

Ver infografía de El Telégrafo aquí

Leer declaración del Día de la Tierra aquí