El desafío de achicar la brecha digital

Latinoamérica

El creciente uso de internet permitió crear 900 mil empleos y aportó unos 195 mil millones de dólares al PIB de la región entre 2005 y 2013. Alrededor de 370 millones de usuarios contarán con este servicio a fin de año, aunque la mitad de la población no tiene acceso alguno a la red. Las mejoras en las regulaciones, las medidas educativas y la seguridad, son el gran desafío.

Niños hondureños conectados a internet. Foto: ArchivoRedacción – Latinoamérica Piensa

La adopción y uso del internet ha contribuido a la creación de unos 900 mil empleos, aportando unos 195 mil millones de dólares al Producto Interno Bruto (PIB) o 4,3% del crecimiento acumulado en América Latina entre 2005 y 2013. Sin embargo, la brecha digital es actualmente del 50%, lo que significa que la mitad de la población no tiene acceso alguno a la red, mientras apenas 10 por ciento tiene acceso a conexiones de banda ancha y sólo un 20 por ciento se conecta a través de la banda ancha móvil.

Los datos surgen del estudio “El ecosistema y la economía digital en América Latina”, coordinado por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), elaborado junto con la Asociación Iberoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones (AHCIET) y la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

Más de la mitad de los latinoamericanos tiene acceso a internet en la actualidad y a finales de este año unos 370 millones de personas utilizarán internet en América Latina y el Caribe, 62 millones de usuarios más que en 2014. Sin embargo, ese porcentaje crecerá un 20% en los próximos 12 meses para alcanzar un 60% en 2016, un incremento que debe ir de la mano de mejoras en las regulaciones locales y medidas educativas, según estimó el Registro de Direcciones de Internet para América Latina y el Caribe (LACNIC), con sede en Montevideo.

Esfuerzos públicos y privados

En las empresas la penetración digital es mayor y alcanza cerca del 70%. Mientras que el uso de computadoras, internet y correo electrónico en el sector manufacturero es de dos tercios, a las empresas de provisiones y distribución les falta mucho por avanzar en su digitalización, según el informe de la CAF.

A título comparativo, el porcentaje de establecimientos manufactureros en Suecia que interactúan con el gobierno mediante internet alcanzó el 88.8% en 2009, contra un promedio de 45.7% para América Latina; el porcentaje de los que adquirieron bienes por vía electrónica en Alemania fue de 48.0% en 2007 y del 41.7% en la región; mientras que 44.3% de los establecimientos en el Reino Unido recibieron órdenes de compra por el mismo medio en el 2008 y un 32.42% en nuestro continente.

» Más de la mitad de los latinoamericanos tiene acceso a internet en la actualidad y a finales de este año unos 370 millones de personas utilizarán internet en América Latina y el Caribe, 62 millones de usuarios más que en 2014. Sin embargo, ese porcentaje crecerá un 20% en los próximos 12 meses para alcanzar un 60% en 2016 «

Se requieren 143 mil millones de dólares adicionales para cerrar esa brecha digital de acá al 2020, una reducción que se puede lograr mediante esfuerzos públicos y privados, según explicó Miguel Agudelo, especialista en telecomunicaciones del CAF. “Este es un mercado que contribuye de forma importante al PIB de las economías”, sostuvo al indicar que la adopción o uso de internet se constituye en sí como un sector transversal que contribuye de forma indirecta a otros sectores, como el de los servicios, el turismo, los servicios financieros, la minería y la agricultura, entre otros.

Algunos gobiernos de la región han puesto en marcha diferentes iniciativas. El gobierno de Chile, por ejemplo, ha impulsado el programa Startup Chile. Este proyecto busca atraer emprendimientos en su fase inicial con el objetivo de que utilicen al país como una plataforma para salir al mundo. Mientras en Colombia, la ciudad de Medellín se encuentra en pleno desarrollo de un distrito tecnológico que apunta a atraer empresas vinculadas con la ciencia y la tecnología, especialmente en los sectores de salud, energía y de las tecnologías de la información y comunicación.

A esto se suma la creciente penetración de la telefonía móvil, que facilita cada vez más la conectividad de los latinoamericanos. “Tanto el sector de las telecomunicaciones, como los gobiernos, contribuyen cada vez más a la banda ancha móvil, lo que constituye una enorme potencialidad para reducir la brecha digital”, añadió Agudelo.

Democratizar el acceso

El mexicano Oscar Robles, director de LACNIC, señaló que para acompañar el crecimiento del uso de internet en la región debe producirse una adaptación y mejora de las regulaciones locales y procesos educativos que permitan preparar a los usuarios, ya que «la densidad de proveedores» crea «una situación dispar» para el crecimiento del acceso a la web en el continente.

Brasil, por ejemplo, tiene una regulación flexible que permite la generación de múltiples proveedores de acceso, con más de 4.000 en todo el país, que dan una posibilidad de conexión en áreas muy remotas del vasto territorio brasileño. En cambio, en México, los menos de 50 proveedores resultan escasos para el tamaño del país.

El Estado también juega un papel importante para democratizar el acceso «a nivel de promoción y concientización de que Internet es un paso para atender las necesidades de la sociedad», estimó Robles.

» El Estado también juega un papel importante para democratizar el acceso «a nivel de promoción y concientización de que Internet es un paso para atender las necesidades de la sociedad «

En Uruguay el Plan Ceibal, que dotó gratuitamente a los niños de escuelas públicas de un ordenador portátil y a los propios edificios de las escuelas de conexiones Wi-Fi a Internet, “ha generado una masa de usuarios nuevos”, según explicó el especialista. Esa iniciativa va más allá de los propios niños ya que «hace tecnológicamente expuestos a los hogares» y permite que algunos sectores de la población se preparen para el uso de tecnologías que luego les demandará el mercado de trabajo, señaló.

En paralelo, deben darse las condiciones para que quienes acceden a Internet por primera vez se puedan «concientizar de los riesgos de seguridad y privacidad» inherentes a la red. En los últimos seis meses, LACNIC respondió a 70 «incidentes de seguridad informática» en la región, entre los cuales figuran intentos de robo de identidad, de acceso no autorizado a sistemas y bloqueos de servicios. Robles llamó la atención sobre el volumen de correos basura o spam que se produce en la región, que ronda los 38 millones al mes. Este fenómeno afecta el correcto funcionamiento de la web, según LACNIC.