El coronavirus en Brasil, un problema para sus vecinos

La llegada a Paraguay de más de 2 mil ciudadanos provenientes de Brasil disparó los casos de coronavirus en Ciudad del Este. En Uruguay, el gobierno anunció un protocolo sanitario para evitar contagios en localidades libres de covid-19 ante un aumento de casos del lado brasileño. El gigante sudamericano suma ya casi 8 mil muertes, mientras el presidente Jair Bolsonaro llama a boicotear las medidas de aislamiento social.

Alarma en Ciudad del Este

Hasta ahora, el 85% de los 2.810 paraguayos que regresaron a su país por la pandemia de coronavirus provino de Brasil. Lo hicieron a través del Puente de la Amistad, que separa la paraguaya Ciudad del Este de la brasileña Foz de Iguazú. En el lado paraguayo de ese cruce fronterizo amanecen cada día alrededor de 180 personas ante el vallado de seguridad para entrar al país. “Todos los que llegaron al puente han ingresado con mucho esfuerzo”, indicó Federico González, ministro asesor del Consejo de Defensa Nacional (Codena).

El gobierno de Mario Abdo Benítez -que viajó a Ciudad del Este a monitorear los operativos- se ha enfocado esta semana en reforzar las medidas de control en esa zona debido al aumento de los contagios vinculados con ciudadanos provenientes del vecino país. Los 16 casos positivos de este martes, de un total de 458 pruebas procesadas en 24 horas, son de ese colectivo, según datos oficiales.

Desde el 23 de marzo pasado, los paraguayos que volvieron del exterior han sido alojados en 42 albergues creados en distintos puntos del país en medio de otras medidas adoptadas como el cierre de fronteras y la restricción del movimiento de vehículos y de personas.

Uruguay en alerta

El aumento de casos en Brasil también impacta en Uruguay, donde el gobierno anunció la puesta en marcha de un protocolo sanitario y un refuerzo en los controles fronterizos.

Tras una reunión entre el presidente Luis Lacalle Pou y autoridades de las carteras de Salud Pública, Defensa, Interior y Relaciones Exteriores, el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, informó sobre las nuevas medidas. Dijo que buscan dar más garantías principalmente en torno a ciudades consideradas “binacionales”.

El secretario sostuvo que el Gobierno decidió trabajar preventivamente luego de que se registrara un aumento de casos de coronavirus en localidades fronterizas del lado brasileño mientras que del lado uruguayo hay zonas libres del virus. “El presidente ha dado instrucciones a todos los ministros de profundizar la presencia en la frontera, donde además se va a hacer un protocolo y se va a dar directrices claras a la población de la zona”, expresó Delgado.

Si bien el protocolo aún está siendo evaluado por el Ministerio de Salud Pública (MSP), Delgado indicó que, más allá de extender los controles de fronteras a caminos secundarios, se planea exhortar a que quienes circulen lo hagan con tapabocas y siguiendo los hábitos de higiene necesarios. Además habrá testeos en busca de contagiados y medidas de distanciamiento social.

El funcionario recalcó que a fines de mayo comienza la cosecha de caña de azúcar en la zona de Bella Unión, localidad del departamento de Artigas (norte), donde suelen trabajar no menos de 300 ciudadanos brasileños. Dijo que allí se va a trabajar de forma bilateral con Brasil para reforzar controles y que no haya “sobresaltos”.

La frontera seca de Uruguay con Brasil abarca a los departamentos uruguayos de Artigas, Rivera, Cerro Largo y Rocha; las ciudades de Rivera y Santana do Livramento comparten una plaza binacional, mientras que la localidad brasileña de Chuí está separada de la uruguaya Chuy solamente por una avenida

Brasil, el país de la región más golpeado por el coronavirus

Brasil, el séptimo país con más muertes por coronavirus en todo el mundo, reportó este martes un nuevo record de muertes al llegar a 600 decesos en las últimas 24 horas, lo que elevó el total a 7.921.

Asimismo, con 114.715 contagios, según informó esta tarde el Ministerio de Salud, Brasil se mantenía como el noveno país con más casos confirmados de Covid-19 y el primero de América latina en ambos rubros. A pesar de esas cifras, el presidente Jair Bolsonaro mantiene su postura contra las medidas de aislamiento social.