El constituyente chileno que fingió tener cáncer renunció a su cargo

Rodrigo Rojas Vade, quien semanas atrás admitió que mintió al afirmar que tenía cáncer en medio de la campaña, anunció que no volverá a hacer uso de su banca en el órgano encargado de redactar la nueva Constitución de Chile. Su revelación había generado un escándalo en la Asamblea Constituyente y hasta se le abrió un expediente judicial por su accionar.

En un video publicado en las redes, Vade fundamentó su decisión de retirarse de la Convención dado que “su rol es demasiado importante como para ser una dificultad en su funcionamiento”.

“Desde ya, manifiesto mi anhelo de que sean 155 los que defiendan el proyecto de Constitución Política que entregarán al país para su ratificación para dejar atrás a la nefasta Constitución de 1980, al igual que los millones que salieron a las calles desde el 18 de octubre y han defendido el proceso para llegar a ella. Mi compromiso sigue siendo real”, manifestó.

Además, pidió disculpas “a todas las personas que se han sentido traicionadas”.

En contexto

El 10 de este mes, Rojas Vade emitió una declaración pública en la que se disculpó por haber faltado a la verdad sobre su salud, aunque aseguró que padeció esa enfermedad durante años.

“No lucho contra el cáncer, lucho para pagar la quimio. Salud digna para Chile”, decía un cartel que mostraba Rojas en las calles de la Plaza Dignidad, centro de las protestas ciudadanas y donde se hizo famoso.

“No soy delincuente, soy alguien que se equivocó”, dijo en su momento el exconvencional, que integró la Lista del Pueblo.

En paralelo, la mesa directiva liderada por Elisa Loncon y Jaime Bassa presentaron una denuncia ante el Ministerio Público por el delito de perjurio, dado que Vades Roja también habría mentido sobre su enfermedad en su declaración de patrimonio.

El jueves, el exconvencional declaró por tres horas ante la PDI en calidad de imputado