El Congreso de Guatemala trata un proyecto que niega la identidad de género trans y la equipara con un trastorno

Diputados oficialistas de Guatemala presentaron un proyecto de ley que atenta contra la vida y la integridad de la niñez y juventud trans. La propuesta de ley 5940, que se define como de “protección integral de la niñez y adolescencia contra los trastornos de la identidad de género” patologiza la diversidad sexual y avanza contra el derecho a la autodeterminación de la identidad de género de niños, niñas y adolescentes trans. Organizaciones de la comunidad LGBT+ y de derechos humanos lanzaron la campaña “Yo estoy con las infancias y juventudes trans #NoALa5940”. 

La iniciativa 5940 busca “garantizar” a la niñez y adolescencia “el cumplimiento efectivo del derecho de los niños, niñas y adolescentes a la autoidentidad según su sexo al nacer así se resguarde su identidad e indemnidad sexual”, algo que va en contra del sistema de derechos internacional y de la propia Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia de Guatemala.

El proyecto busca prohibir también la educación sexual y la difusión de información relacionada con la orientación sexual e identidad de género por medio de espectáculos o diferentes programas. Habla de la protección de la identidad “según su sexo al nacer” y de la “identidad sexual natural” y se opone también al aborto.

En su artículo 6, la norma busca asegurar que “los recursos educativos no contengan contenido que directa o indirectamente promueva o muestre desviaciones de la identidad del sexo de nacimiento, reasignación de género, aborto y variación de la identidad sexual natural”.

Campaña “No a la 5940”

“La iniciativa de ley 5940 atenta contra la vida e integridad de la niñez trans, porque tiene como objetivo legislar sobre cómo las personas se identifican con su propio cuerpo y género. Esto es una invasión a la libertad, autonomía y capacidad de toda persona de elegir su propio proyecto de vida. La niñez y adolescencia trans merece ser reconocida y que se les proteja de la violencia, la discriminación y la exclusión”, sostuvieron desde la agrupación Visiblesgt, una de las organizaciones que impulsa la campaña en contra del proyecto.

En el petitorio de la Campaña contra la iniciativa, las organizaciones explican que la ley equipara la identidad de género de personas trans con “trastornos” y señala a todo el material donde se retrata esta identidad de forma respetuosa y digna como “contenido pornográfico”.

“De aprobarse, esto institucionalizaría y elevaría el estigma y prejuicio en su contra. La violencia que se produce como consecuencia de estos paradigmas equivocados es la que tiene repercusiones negativas duraderas en su salud física, mental y sexual, y que potencialmente limitan sus posibilidades de vivir con dignidad y bienestar”, asegura el manifiesto.

Las organizaciones exigen que el Congreso archive el proyecto y que, por lo contrario, los diputados puedan avanzar en medidas que le permita a las personas trans “gozar de igual respeto y reconocimiento hacia sus derechos humanos”.