El Congreso brasileño cambia de caras y se aleja de un potencial impeachment contra Bolsonaro

Dos designaciones en el Congreso, tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados, complican los deseos de la oposición de impulsar un juicio político contra el presidente brasileño Jair Bolsonaro, dado que ambas Cámaras serán presididas por dos aliados del mandatario. El nuevo titular del Senado, elegido por mayoría será Rodrigo Pacheco, de Demócratas (DEM); en tanto que la Cámara baja estará dirigida por Arthur Lira

Con 302 votos, Lira, del partido conservador Progresistas (PP), se impuso en la primera vuelta a los otros siete candidatos que se presentaron al cargo, en una votación clave para el futuro de Bolsonaro que se resolvió a favor de su candidato.

Desde que asumió el poder, en 2019, contra Bolsonaro se impulsaron cerca de 70 pedidos de “impeachment”, cuya puesta en marcha depende exclusivamente, según establece la Constitución, del jefe de los diputados, cargo ahora en manos de un aliado.

La victoria de Lira se suma a la de Rodrigo Pacheco como nuevo presidente del Senado, otro parlamentario de la frágil base oficialista y que también recibió el apoyo expreso del líder ultraderechista. Ambos liderarán las dos cámaras del Congreso durante los próximos dos años.

Lira, al que respaldaron grupos de centro y derecha fieles al Gobierno, sustituirá en el cargo a Rodrigo Maia, quien presidía la Cámara Baja desde 2016 y que en las últimas semanas se había distanciado de Bolsonaro.

A pesar de esas diferencias, Maia nunca optó por dar curso a alguno de los pedidos de “impeachment” contra Bolsonaro, varios de ellos presentados por su cuestionada gestión de la pandemia del coronavirus, que ya deja en Brasil 225.000 fallecidos y 9,2 infectados; y su polémica política medioambiental.

Con el triunfo de Lira, la oposición progresista y algunas formaciones de la derecha moderada vieron frustrada la elección de su candidato, el diputado Luiz Baleia Rossi.

Baleia Rossi parecía más proclive a dar trámite a un proceso de destitución contra el gobernante, pero apenas consiguió 145 sufragios de entre los alrededor de 500 diputados que participaron en la votación.

Lira, de 51 años, abogado y empresario, está actualmente es su tercer mandato como diputado federal. Antes de llegar a Brasilia, fue diputado regional en Alagoas y concejal de Macéio, capital de ese estado brasileño situado en el nordeste del país.

Es uno de los líderes del influyente bloque de partidos que en Brasil se denomina “centrón”, que agrupa a siglas del centro y derecha que comparten una visión económica liberal, entre otros puntos.

En su primer discurso como jefe de los diputados, Lira se comprometió a avanzar en la agenda de reformas, como una tributaria y otra administrativa que llevan meses paralizadas en el Congreso, y a establecer una serie de proyectos prioritarios que serán debatidos con “transparencia” por los tres poderes del Estado.

Asimismo, aseguró que su mandato estará marcado por la “neutralidad” y defendió la vacunación de la población como fórmula para detener la pandemia, una opinión que contrasta con la de Bolsonaro, que ha mostrado su escepticismo sobre la eficacia de las vacunas desarrolladas hasta ahora.

Pacheco, el otro elegido 

Pacheco se impuso a Simone Tebet, del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), con 57 votos de los 78 senadores que participaron en la votación secreta y presencial.

La candidatura de Pacheco consiguió aglutinar el apoyo de nueve siglas, la mayoría del espectro conservador, aunque también obtuvo los de los opositores y progresistas Partido de los Trabajadores (PT), que lidera el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, y Partido Democrático Laborista (PDT por sus siglas en portugués).

Pacheco, de 44 años, nació en Porto Velho, capital del estado de Rondonia (norte) y es abogado. Fue diputado federal por el estado de Minas Gerais (sureste) entre 2015 y 2019.