El boom de las uniones musicales

Cuba

El encuentro entre los músicos Silvio Rodríguez,, René Pérez y Eduardo Cabra para producir un tema juntos fue ampliamente difundido, pero no fue la única colaboración entre un artista cubano y extranjeros. De hecho, en el pa{is se habla del boom de estas alianzas de coautorías que recorren los diversos rubros musicales. Hay interés, talento y un público para estas uniones.

Yeneili García García – Cubahora (Cuba)

Hace pocos días apareció en las páginas culturales de la región boricua la reseña sobre el nuevo sencillo Ojos color sol, integrante del último álbum de Calle 13,  Multi Viral.

La noticia no estuvo en la canción en sí misma, sino en quien compartía créditos con los multilaureados Residente y Visitante, los alter egos de los hermanos René Pérez y Eduardo Cabra.

Silvio Rodríguez, padre e inspirador de al menos tres generaciones de cantautores colaboró con los raperos puertorriqueños en esta composición, en la que trabajaron por espacio de dos años, según palabras del propio Silvio, quien admitiera que admira mucho a René y Eduardo, “no solo por sus posturas ideológicas, sino también por la creatividad que demuestran en sus discos, se ve que no son conformes, trabajan mucho las cosas”, dijo el autor de El necio en una conferencia de prensa en México.

Sobre el proceso de creación explicó que el tema pasó por diferentes etapas, “desde que yo grabara una cosa en mi estudio hasta que luego ellos me enviaran un primer resultado. Me identifico un poco con ese espíritu creador e inconforme que ellos tienen porque yo he sido un poco igual; nunca me he conformado con lo primero que se me ocurre, aunque después de explorar otras regiones regrese a lo primero.”

Ya de vuelta a Cuba y luego de darse a conocer el tema, Silvio reconoció el valor de la obra de Calle 13, a quienes situó entre la vanguardia de la canción latinoamericana, y añadió que fue un privilegio que lo invitaran a formar parte del disco, en el que participan también el escritor uru­guayo Eduardo Galeano, el controversial padre de Wiki­Leaks, Julian Assange, y el guitarrista estadounidense Tom Morello, exintegrante de la banda Rage Against The Machine.

“Quizá fue una de las más comentadas, pero esta colaboración musical no es un hecho aislado. En los últimos dos años, ha habido un “boom” de estas uniones ocasionales, tanto entre cantantes como ejecutantes”

Por su parte, René y Eduardo declararon su agradecimiento e “inmenso honor” por poder trabajar con Silvio, al tiempo que insistieron en la tremenda oportunidad que tuvieron de aprender de un grande.

Quizá fue una de las más comentadas, pero esta colaboración musical no es un hecho aislado. En los últimos dos años, ha habido un “boom” de estas uniones ocasionales, tanto entre cantantes como ejecutantes.

No hay que olvidar ese maravilloso doble regalo que Pablo Milanés nos hizo con Pablo Querido, donde tuvo varias estrellas cantando con él (entre ellos Fito Paez, Ricardo Arjona, Caetano Veloso, Pancho Céspedes) sin olvidar al Gabo leyendo el prólogo; que consideramos merece un puesto de honor en un arca musical, si alguna vez la humanidad necesita escoger álbumes para legar a la posteridad.

Más cerca en el tiempo, Descemer Bueno quizá es uno de los que más ha utilizado este recurso. Su trabajo en la industria musical norteamericana lo llevó a conocer a intérpretes de peso como Luis Fonsi, Olga Tañón, Juan Luis Guerra, a los que dio sus canciones primero y después invitó a cantar con él en diferentes oportunidades.

Uno de sus invitados más habituales es el popular cantante español Enrique Iglesias, con quien lo vemos en el exitazo Bailando, junto a Gente de Zona. Como la saga de Bailando continúa –cómo no hacerlo- en breve los fanáticos del tema podrán verlo junto a Sean Paul, y un poco más adelante, junto a un brasileño que se hará conocido pronto en las pantallas cubanas: Luan Santana.

“Silvio y Calle 13 son solo la punta de la gran montaña que significan todas las colaboraciones entre músicos cubanos y extranjeros, que aumentarán con el tiempo. Hay interés y curiosidad de las dos partes, y suficiente talento. Como público, nos frotamos las manos”

Otros que han buscado ese intercambio de energías y retroalimentación que trae el trabajar juntos, son los muchachos del dúo Buena Fe: primero con el español Ismael Serrano y ahora, con el famosísimo –a pesar de los pesares- cantautor Ricardo Arjona, con el que Israel Rojas produjo el tema Viaje, que da nombre al nuevo álbum del autor de Santo Pecado. En la grabación de la pieza participó toda la banda de Buena Fe, a partir de un arreglo de su guitarrista Dairon R Lobaina. 

Para aumentar la expectativa, Israel y Yoel Martínez anunciaron hace pocos días en su página de Facebook, que se reunieron con el guatemalteco en México, a donde fueron para hacer contactos de trabajo. Solo podemos especular si habrá o no una colaboración de Arjona con los creadores de Dial, y si esta resultará en la esperada visita del cantante de Historias de un taxi, que cuenta con miles de fanáticos en Cuba.

En los escenarios tampoco las colaboraciones  han sido escasas;recordemos recientemente a Chambao y Carlos Varela, quienes versionaron canciones uno del otro en un verdadero regalo a la audiencia que llenó el Karl Marx en mayo.

Un poco más atrás  la esperada actuación de Álvaro Torres en Cuba, tuvo la compañía de los primeros atriles de la Sinfónica Nacional, y ahora, un famoso director de orquesta japonés, Yoshikazu Fukumura, escogió a cuatro agrupaciones para una gira que celebrará los 400 años de contacto entre Cuba y Japón.

Silvio y Calle 13 son solo la punta de la gran montaña que significan todas las colaboraciones entre músicos cubanos y extranjeros, que aumentarán con el tiempo. Hay interés y curiosidad de las dos partes, y suficiente talento. Como público, nos frotamos las manos.

 

Leer artículo aquí