El antivacunas más anunciado: Jair Bolsonaro admitió que nunca se vacunó

El presidente que más de una vez minimizó los efectos de la pandemia, el que dijo que el coronavirus era apenas una “gripechinha”, asumió que nunca se vacunó. Mientras el resto de los mandatarios ensaya respuestas contra la variante Delta, Jair Bolsonaro admitió que no se aplicó nigún inmunizante contra la Covid-19 y hasta especuló con la chance de haberse contagiado por segunda vez sin siquiera haberse enterado. Brasil acumula 21 millones de contagios. 

Las declaraciones de Bolsonaro coincidieron con la presentación del ministro de Salud, Marcelo Queiroga, en un seminario de la Asociación Brasileña de Redes de Farmacia y Droguerías (Abrafarma). Allí el funcionario dijo que la vacunación es “esencial” para la recuperación de la economía, pero a la salida el presidente lo contradijo al admitir que no se aplicó ninguna vacuna desde el comienzo de la pandemia. 

Bolsonaro habló con un grupo de seguidores al salir del Palacio da Alvorada, y el presidente usó el resultado del examen IGG, que mide la tasa de anticuerpos en sangre, para justificar su inmunidad. “No me di la vacuna. Estoy con 991. Creo que me contagié de nuevo y no lo sabía”, afirmó.

En julio del año pasado, el mandatario fue diagnosticado con coronavirus y tuvo síntomas leves de la enfermedad. Desde el comienzo de la pandemia, el presidente brasileño respetó en pocas ocasiones las medidas preventivas recomendadas por los médicos.

Brasil registró 6.645 nuevos casos de Covid-19 en las últimas 24 horas, con lo que acumuló 21.006.424 contagios, según datos del Consejo Nacional de Secretarios de Salud.

El informe revela además 215 muertes en un día, lo que llevó el total de víctimas de la emergencia sanitaria a 587.066.

El ministro Queiroga, en tanto, dijo que la vacunación, la capacidad para detectar variantes, la higiene y la salud pública son “esenciales” para la recuperación de la economía mundial en tiempos de pandemia.

“Todos sabemos que contener la pandemia a través de la vacunación masiva, la vigilancia activa para detectar rápidamente posibles nuevas variantes y las medidas de higiene y salud pública es fundamental para la recuperación de la economía global”, subrayó.

El ministro reiteró su elogio al Sistema Único de Salud (SUS), al destacar su relevancia para la lucha contra la pandemia y los efectos de sus acciones en la economía del país, en medio de una crisis de salud.

El país ya pudo vacunar con al menos una dosis a cerca del 67% de su población y un 34% ya completó el esquema.

De hecho, 18 capitales estaduales, incluidas San Pablo y Río de Janeiro, comenzaron hoy a administrar una tercera dosis a personas que se hayan sometido a algún tipo de trasplante o que hayan recibido la segunda dosis (o dosis única, en el caso de Janssen) hace al menos 28 días.