El Amazonas vuelve a colapsar y se confina para evitar más muertes

Mientras aumentan sin cesar los casos en Brasil y ante la inacción del presidente Jair Bolsonaro, el estado brasileño de Amazonas decretó un nuevo confinamiento de 15 días a partir del lunes, con suspensión de los servicios considerados no esenciales para contener el rebrote de coronavirus. La capital regional, Manaos, una de las ciudades más golpeadas durante los primeros meses de la pandemia, volvió a brindar las peores imágenes del caos sanitario, con hospitales llenos y camiones frigoríficos repletos de cuerpos a la espera de las inhumaciones. 

Durante la primera ola de la pandemia en Brasil, que se inició en febrero, Manaos registró entierros masivos y su cementerio se convirtió en una de las más dramáticas postales de la enfermedad en el país. 

(Michael DANTAS / AFP)

En las últimas 24 horas se registraron en el estado 23 decesos por la pandemia, que ya se cobró más de 196.500 víctimas fatales y contagió a más de 7,7 millones de personas en Brasil.

Amazonas totaliza casi 203.000 casos y 5.368 muertes de nuevo coronavirus, según datos del Ministerio de la Salud. Proporcionalmente, ocupa el undécimo lugar entre los 27 estados brasileños en número de contagios, pero el tercero (junto al vecino Roraima y a Mato Grosso) en cantidad de decesos.

“Amazonas está saliendo de la fase roja y entrando a la fase morada” del covid-19″, ilustró la Fundación de Vigilancia de la Salud del gobierno regional. 

(Michael DANTAS / AFP)

La mayor parte de los casos se concentran en Manaos. Un estudio había asegurado en septiembre que allí se había alcanzado la inmunidad de rebaño debido al alto número de contagios de la primera ola. Sin embargo, el nuevo aumento de casos demuestra lo contrario. 

La capital alberga 52% de los 4,2 millones de habitantes del estado, conectado principalmente por vía fluvial y con un gran número de pueblos indígenas. Pese al confinamiento, en varias zonas de la ciudad algunas tiendas consideradas no esenciales abrieron la mañana del lunes. Filas en bancos y aglomeraciones en terminales de autobuses también eran visibles. 

(Michael DANTAS / AFP)

El repunte de casos y muertes las últimas semanas es similar al de otras regiones del país, el segundo con más fallecimientos (después de Estados Unidos), aunque hasta ahora no se oficializó ningún pedido de vacunación.

El gobierno federal asegura negociar 360 millones de dosis de vacunas, entre ellas 210 millones de la desarrollada por Oxford con la farmacéutica británica AstraZeneca, así como 42 millones del conglomerado internacional Covax y más de 70 millones de Pfizer-BioNTech (EEUU/Alemania).

La gobernación de Sao Paulo adquirió por su lado seis millones de dosis del inmunizante Coronavac, del laboratorio chino SinoVac, e insumos para producir localmente otras 40 millones de dosis.