El agro y la pobreza paraguaya

A diferencia del planteo del economista brasileño Wagner Weber, quien afirma que la producción agroexportadora paraguaya genera más empleo y menos desigualdad, un especialista local considera lo contrario. Dice que hay más concentración de tierra y destrucción del empleo en el campo.

El agro y la pobreza paraguayaJulio Benegas – E”a (Paraguay)

El 49% de la población paraguaya gana menos que el salario mínimo. Según la FAO, el 25% de la población pasa hambre. Según Estadísticas y Censo, el 18% está en la extrema pobreza. Cepal, de las Naciones Unidas, habla de 28%. El economista Luis Rojas no se explica cómo mide el economista brasileño Wagner Weber y cómo se redistribuye supuestamente el dinero generado por el agro negocio.

Luis Rojas, titular de la Sociedad de Economía y Política, es un economista paraguayo que tiene sus críticas a todas las unidades de medición de lo que es la pobreza y la extrema pobreza. Nos dice que si partimos de la satisfacciones de las necesidades de tierra, vivienda, educación, alimentación, acceso a bienes de la modernidad, es muy difícil estar de acuerdo con que el pobre extremo es aquella persona cuyo ingreso no pasa los G. 9.000 por día, como se plantea en la Dirección de Estadísticas y Censo. Menos aún si tomamos lo que dice el economista brasilero de que en Paraguay solo se puede hablar de extrema pobreza cuando el ingreso no alcanza 3.700 por día.

-Vayamos al planteo central del economista brasilero. ¿Es cierto que el agro negocio pudo haber generado más empleo y que haya acortado la brecha entre ricos y pobres?

– Es muy difícil que reduzca la desigualdad. Todo lo contrario. Concentra la tierra y la producción. Cada vez las fincas son más grandes, van desapareciendo las pequeñas fincas. Su consecuencia lógica es la mayor desigualdad. Se produce una destrucción de empleo en el campo. El agricultor deja de ser agricultor y las ciudades no tienen capacidad de empleo.

-Bueno, en este punto el economista brasilero plantea lo contrario, que en las ciudades hay mucho más empleo

– Lo que se da una precarización, la changa, el trabajo informal, el aumento de la precariedad. La economía en las ciudades no genera empleos estables. El modelo agro exportador destruye empleo en el mundo campesino, produce desplazamiento, concentración de la riqueza.

-También plantea que el 70% del negocio, de unos 3.000 millones de dólares según datos del Banco Central, queda en este país. Es posible eso

– Es difícil medir la transferencia al exterior. No existen estadísticas. Pero la transferencia de la renta al exterior es muy alta. La agro exportación está en manos de 10 empresas extranjeras: Monsanto, Bunge, Adm, el Grupo Favero, Cargill… Manejan toda la agro exportación. Ahí evidentemente hay una renta que se va al exterior. También el financiamiento a través de bancos como Itau, cuya matriz está en Brasil. Las semillas y los venenos se compran de la Monsanto, empresa norteamericana. La mayor comecializadora es Cargil, empresa norteamericana. No sé, por sentido común, es evidente que la trasferencia es muy alta. Además, gran parte de la producción otra vez está en manos de extranjeros: brasileros, uruguayos…

-El estudio publicitado del economista ataca aquel informe de Estadísticas y Censo del 2008, el cual establecía un 18% de pobreza extrema…

– Es significativo. Es medio irracional que el Gobierno, en el 2008, haya inflado los números. Medio inconducente. Medio torpe sería agrandar para hacer propaganda de todo esto.

-Pero algo en que parece tener razón este señor es que se percibe mayor consumo ahora que unos 10 o 20 años atrás.

– Bueno, en general eso se da por el aumento poblacional, el hacinamiento en las ciudades. Y es cierto en que algunos sectores, los vinculados a los agro negocios, soja, ganado, hay evidentemente un aumento de divisas y de consumo. Aumentó la capacidad de consumo, pero no representa un sector mayoritario de la población.

-Sí, debe ser así. Pero la sensación es que mucha gente consume mucho más que antes. Es consumo chatarra, qué es.

– Bueno, hay una disparada de los créditos. Hay un mayor endeudamiento. El sistema financiero está muy agresivo con préstamos, tarjetas. La población está más endeudada para consumir. Hay un alto endeudamiento.

-Han bajado precios de autos, telefonía y de informática….

– La crisis económica mundial ha hecho que mucha de la producción mundial -automóviles, computadoras-, se haya estoqueado. Llevó a un bajón de bienes durables. Se inventaron mecanismos de ofertas masivas como los ofertazos, los Black Fraiday. Las grandes empresas prefieren vender a costo que dejar en stock. Es una forma de mover una economía en crisis y que siga generando renta y producción.

-¿La gente se endeuda para comprar por mil lo que antes valía dos mil?

– Es una situación de crisis que lleva a una venta masiva de productos, aunque no genere las ganancias de antes. Sí, se potencian dos eventos: endeudamientos y ofertas.

-Se está gestando un alto endeudamiento. En qué terminará esto.

– Dentro de poco la gente va a tener que restringir mucho más sus gastos, porque está muy endeudada.

-Bueno, volvamos al principio. En qué momento se considera a una persona como de pobreza extrema

– No tiene dinero para comer lo mínimo que necesita. Los ingresos no le alcanzan ni siquiera para comer lo mínimo necesario.

-La FAO habla de que 25% de la población pasa hambre.

– Más allá de las estadísticas, lo que plantea el economista brasileño va contra la realidad evidente. Con un poco de calle, se ve una alimentación inadecuada, precariedad de la vivienda. No es una cuestión de estadística, es una evidencia irrefutable.

 

Leer artículo aquí