Eduardo Bolsonaro busca que el Congreso brasileño rechace a Alberto Fernández

El hijo de Jair Bolsonaro está impulsando una moción en el Congreso brasileño para que el país repudie formalmente al presidente electo de Argentina, Alberto Fernández. Luego de que su padre anunciara que no participará de la asunción presidencial, Eduardo Bolsonaro celebró en las redes que la Cámara de Diputados aprobara un proyecto para rechazar a Fernández por su llamado a la libertad de Lula Da Silva.

La comisión que preside el familiar del mandatario dio curso el miércoles a una moción del diputado Luiz Philippe de Orleans y Bragança (PSL-SP) para denunciar que el representante del Frente de Todos “faltó el respeto a las decisiones de las instituciones judiciales del Estado brasileño» al reclamar la excarcelación del expresidente, preso en el penal de Curitiba desde el 7 de abril de 2018 en una causa sin condena firme.

“Rompió el decoro internacional que valora las buenas relaciones diplomáticas, el activismo político en los asuntos internos de Brasil y el descontento de una porción significativa de la población”, señala el documento que compartió Bolsonaro en las redes sociales, canal que utilizó recientemente para atacar al hijo del presidente electo argentino, Estanislao Fernández.

Quien presentó el proyecto, Luiz Philippe de Orleans y Bragança, subrayó por su parte que Fernández cuestionó los fallos de los tribunales brasileños, aunque no se refirió específicamente al caso de Lula y lo hizo aún más extensivo.

“Como si eso fuera poco, el apoyo declarado por el señor Fernández a los ex líderes sudamericanos que son condenados en más de una instancia, o que responden a procesamientos por crímenes contra la sociedad y el orden financiero de sus estados, revela la línea que será adoptada por la nueva administración argentina. Un ejemplo más amplio es la composición de su propia hoja electoral ”, amplió en su justificación.

La oposición, sin embargo, cuestionó duramente la solicitud del diputado del PSL, argumentando que el Congreso y el gobierno brasileño deberían valorar las relaciones políticas e internacionales.

Tres diputados rechazaron la iniciativa y uno de ellos, Iván Valente, interpeló a sus colegas: «¿Cómo pueden tratar de esa forma al tercer mayor socio comercial del país?». La definición tendrá que tomarla próximamente el pleno de la Cámara.