Ecuador se disculpa por un caso de violencia sexual contra una adolescente abusada sistemáticamente en una escuela pública

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, pidió disculpas en nombre de la responsabilidad del Estado por atentar contra los derechos humanos de una joven que se suicidó tras ser violada por una autoridad escolar. En una ceremonia celebrada en Guayaquil, el mandatario cumplió una sentencia dictada en agosto pasado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) en el caso de Paola Guzmán Albarracín, que se remonta a 2001.

La Corte determinó que el Estado es responsable por la violación de los derechos a la vida, a la integridad personal, a la protección de la honra y de la dignidad en perjuicio de Guzmán. 

“Reconozco la responsabilidad del Estado por la vulneración de los derechos de Paola, de Petita (su madre) y de Denisse (su hermana). Y es a nombre del Estado ecuatoriano que les pido el día de hoy acepten nuestras disculpas por ese inmenso dolor que sufrieron hace 18 años”, expresó Moreno.

El gobernante estuvo acompañado de la ministra de Educación, Monserrat Creamer, quien entregó el título póstumo de bachiller de Guzmán a su familia. 

“Hoy por fin he limpiado el nombre de mi hija y se la reconoce como lo que es: una víctima”, dijo Petita Albarracín, madre de la joven que desde los 14 años sufrió abusos sistemáticos por parte de Bolívar Espín, vicerrector del colegio público al que asistía.

El caso

El directivo violó a la menor por más de un año y el personal del colegio estaba enterado, destacó la CorteIDH en su sentencia. El organismo además reconoció que la violencia sexual provocó el suicidio de Paola Guzmán en diciembre de 2002.

Su madre acusó al vicerrector por los delitos de acoso sexual, violación e instigación al suicidio. En febrero de 2003 se ordenó su detención y el 2 de septiembre de 2005 se le imputó el delito de estupro agravado. Sin embargo, el implicado se fugó y nunca compareció, y en 2008 la justicia ecuatoriana declaró prescrita la acción penal. 

Albarracín señaló que con la entrega del título de bachiller “se reconoce todo lo que ella vivió y todo lo que el sistema le negó”. “Recibo la disculpa del Estado ecuatoriano en nombre mío y de mi hija, aunque nada podrá devolverme a mi Paola”, manifestó Albarracín.

Moreno también firmó un decreto en el que se estableció el 14 de agosto, fecha en que la CorteIDH dictó sentencia, como el día de la lucha contra la violencia sexual en las aulas.

Según un informe divulgado este miércoles por la ONG Human Rights Watch (HRW), Ecuador “ha fracasado en proteger a muchos niños y adolescentes de la violencia sexual ligada a la escuela”. Al menos 4.221 estudiantes padecieron violencia sexual en el ámbito educativo entre 2014 y mayo de 2020, según datos gubernamentales analizados por HRW.