Ecuador inicia un censo en sus cárceles en un intento de bajar la conflictividad

Las autoridades de Ecuador iniciaron un censo sobre la población carcelaria del país, que terminará mañana y que aportará información actualizada sobre el estado de los centros penitenciarios y el número y la condición de los detenidos.

Según el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI), la población carcelaria a septiembre de 2021 es de 38.700 presos en los 36 centros de privación de libertad que existen en el país.

Pero el último dato oficial del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INEC) es de 2017.

Las dos dependencias y el Registro Civil comparten esta tarea de dos días, que forma parte del plan mayor del Gobierno para resolver la compleja situación en los penales, en un país que solo este año vivió masacres en cárceles con más de 300 muertos.

A mitad de mes, el presidente Guillermo Lasso anunció la creación de una comisión independiente para trabajar en la cuestión penitenciaria, y esta búsqueda de datos concretos puede servir como insumo a esa política de bajar la conflictividad en los penales, enmarcada en el plan Rescate Ecuador.

Con el censo penitenciario se obtendrá información sociodemográfica, jurídica, datos relacionados a la situación familiar y vinculación en los ejes de tratamiento de las personas privadas de libertad.

Sobrepoblación y hacinamiento

Según el exdirector del SNAI Bolívar Garzón, hasta septiembre de este año la población carcelaria llegaba a 38.700 presos, pero la capacidad en las cárceles es de 30.000, por lo que existe un hacinamiento del 28%.

En los penales de Guayuas, Azxuay y Cotopaxi sucedieron motines, enfrentamientos entre bandas internas y una ola de suicidios nunca esclarecidos.

A inicios de diciembre, expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) pidieron a Lasso garantizar la seguridad en las cárceles ante la serie de matanzas.