Ecuador decretó 15 días de duelo ante las incontables muertes por coronavirus

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, decretó 15 días de duelo nacional por el número incontable de fallecidos por coronavirus que se registra en el país. Si bien las cifras oficiales hablan de 403 fallecidos, solamente en la provincia de Guayas, epicentro del virus,  hubo más de 6 mil muertes en apenas 15 días. Por el colapso sanitario, el gobierno no puede precisar el porcentaje de decesos que corresponden a la pandemia.

“Tomé la decisión debido al lamentable fallecimiento e irreparable pérdida de todos los compatriotas infectados por COVID-19, tanto en el territorio nacional como en el exterior”, explicó el mandatario según un decreto divulgado en su cuenta en Twitter.

Moreno dispuso que desde el jueves la bandera nacional permanezca izada a media asta en todos los edificios públicos y privados, y expresó su solidaridad con las familias de las víctimas. “Debemos a los compatriotas fallecidos una sepultura digna en camposanto y un justo homenaje de todo el país”, indicó.

Las muertes se triplican en Guayas

La provincia costera de Guayas (suroeste) concentra el 70% de los más de 8.200 casos de coronavirus registrados hasta el jueves en Ecuador. De ese total, 4.353 infectados fueron detectados en su capital, Guayaquil, una de las ciudades más castigadas de Latinoamérica. 

Jorge Wated, funcionario designado por el gobierno para atender parte de la crisis en Guayas, dijo el jueves que las muertes en la provincia se triplicaron en los últimos 15 días por diversas causas. Entre ellos, hay víctimas del coronavirus, casos sospechosos y también muertos por causas naturales, dijo el funcionario.

Así, al colapso del sistema sanitario le siguió el funerario, lo que hizo que familias pasaran varios días con los cuerpos de sus parientes en sus casas antes de que el gobierno activara una fuerza militar y policial para retirar alrededor de 1.400 cadáveres en las últimas tres semanas. 

Wated señaló el domingo que la fuerza de tarea conjunta que encabeza logró retirar alrededor de 1.400 cadáveres en las últimas tres semanas, 800 de ellos de casas y el resto de hospitales, para darles sepultura. “Tenemos todavía una cifra de casi 700 personas que aspiramos sepultarlos entre esta semana y máximo la próxima, que lo vamos haciendo poco a poco”, señaló el funcionario.