Eclipse solar 2019: cómo se vivió en la región, país por país

El eclipse total de sol llegó finalmente a la región y sumió en completa oscuridad una franja de 150 kilómetros del norte de Chile y el centro norte de Argentina, antes de perderse en el Atlántico. El evento astronómico reunió a miles de turistas en las zona chilena de Coquimbo y en San Juan y San Luis, Argentina, donde se vio completamente cómo el sol desaparecía y reaparecía. No obstante, el eclipse pudo verse también desde distintos puntos de América Latina, como Paraguay, Uruguay, Perú y Brasil. Mirá aquí las mejores imágenes.

En el observatorio profesional de La Silla, en medio de la llamada ‘Zona Cero’ de observación, un millar de personas entre científicos, invitados especiales y amantes de la astronomía se congregaron para presenciar una breve noche de 2,36 minutos en pleno día.

No es usual que un eclipse total pase justo sobre un observatorio profesional. Operado por el Observatorio Europeo Austral (ESO), La Silla -a 2.400 metros de altura- se preparó desde hace años para vivir este momento. «Muy pocas veces ha pasado que la totalidad de un eclipse se vea sobre un observatorio. La última vez que pasó esto fue el año 91″, en el observatorio de Mauna Kea (en Hawaii)», subrayó el astrónomo de ESO, Matías Jones. De acuerdo al Servicio Nacional de Turismo (Sernatur) 400.000 personas viajaron a las regiones de Coquimbo y Atacama, en el norte de Chile, para ver el eclipse solar.

Al contrario de lo que sucede con el ciclo solar, el eclipse avanzó de oeste a este, por lo que la primera provincia argentina donde se vio fue en San Juan. Por orden, disfrutaron el 100 % del eclipse las regiones de La Rioja, San Luis, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, en una franja de totalidad que solo tuvo 150 kilómetros de ancho.

El fenómeno, seguido por miles de personas, comenzó a visualizarse a las 16.26 en forma parcial y la fase total se extendió entre 40 segundos y cuatro minutos, según el lugar de observación.

La Ciudad de Buenos Aires quedó, por muy poco, fuera del rango de esa zona clave, y aunque se quedó en un 99 % se trató de un cambio notable, según los expertos.

La zona oeste de la ciudad de San Luis, las sierras y las rutas nacionales 7 en dirección a Mendoza y 147 hacia San Juan fueron los sitios elegidos por los habitantes de la capital provincial para observar el eclipse total de sol cuyo desarrollo fue seguido por miles de personas.

La actividad de la ciudad capital de San Luis estuvo casi paralizada, situación que fue favorecida por el asueto administrativo decretado por el gobierno provincial, al que adhirieron los poderes judicial y legislativo.

La visibilidad fue óptima y el cielo estuvo totalmente despejado en una jornada que cuando comenzó el eclipse registraba 15 grados y al culminar a temperatura descendió a 10 grados, con viento frío del Este.

El resto del país, desde Jujuy en el norte hasta Tierra del Fuego en el sur, también lo vio en ese o menor grado hasta que alrededor de las 18.45 desapareció por completo, justo en coincidencia con la puesta de sol del invierno austral.

Al ocurrir tan cercano a la noche, fue un eclipse a muy baja altura sobre el horizonte del oeste-noroeste, por donde se oculta el sol en el hemisferio sur, y después de su final tan solo pasaron minutos hasta que el país se sumió, por segunda vez, en la oscuridad.

Varias instituciones, entre ellas el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas argentino (Conicet), organizaron eventos para acompañar a una jornada marcada en el calendario de los aficionados a la astronomía desde hace varios años.

El Conicet organizó un despliegue en su observatorio El Leoncito, en la provincia de San Juan, donde preparó un telescopio con filtro solar y una cámara para transmitir el eclipse en pantalla gigante a todos los que se reunieron allí, así como por Internet.

Los eclipses solares totales son poco habituales, ya que es complicado que puedan observarse desde puntos habitados del planeta, y suceden cada 18 meses. El anterior eclipse solar total se producía en Estados Unidos el 21 de agosto del año 2017 y fue el primero en observarse en la zona en 99 años.

Tras este eclipse solar total del 2 de julio, habrá que esperar hasta el 14 de diciembre de 2020 para ver de nuevo un fenómeno similar en Sudamérica. En abril de 2024 sucederá un nuevo eclipse solar total, nuevamente visible en Norte América.