Otro revés para la candidatura de Lula: la Corte Suprema rechazó dos apelaciones

La Corte Suprema de Brasil rechazó los dos recursos presentados por la defensa del ex presidente Lula Da Silva y ratificó la impugnación de su candidatura para las elecciones presidenciales del próximo 7 de octubre. El Tribunal Supremo objetó la apelación de más de 200 páginas que había presentado la defensa de Lula y desoyó la recomendación del Comité de Derechos Humanos de la ONU.

En un solo día la Corte Suprema emitió dos fallos contra Lula. El primero fue del magistrado Luiz Edson Fachin, a cargo de la investigación Lava Jato en el Supremo Tribunal Federal, quien consideró que el pronunciamiento de ese organismo de la ONU no permitía emitir una medida cautelar que ignorase las consecuencias que conlleva la condena de Lula por un tribunal de apelación.

“El pronunciamiento del Comité de Derechos Humanos de la ONU no conlleva un efecto suspensivo de la decisión (del TSE)”, explicó Fachin en su fallo. El magistrado precisa sin embargo que su decisión se limita al pedido de cautelar, dejando la puerta abierta a un “examen exhaustivo y definitivo” de los recursos presentados por los abogados de Lula.

A mediados de agosto, el Comité de Derechos Humanos de la ONU había dicho que Brasil debe permitir al ex presidente que pueda ejercer sus derechos políticos y no sea descalificado de la elección de octubre. El Comité había reclamado al gobierno de Michel Temer tomar “todas las medidas necesarias para asegurar que Lula pueda ejercer mientras está en prisión sus derechos políticos como candidato en la elección presidencial 2018″.

Los abogados de Lula Cristiano Zanin Martins y Valeska Zanin condenaron la decisión de Fachín, por considerar que “no corresponde a los órganos judiciales brasileños sindicar las decisiones dictadas por el Comité de Derechos Humanos de la ONU, sino, dar cumplimiento a las obligaciones internacionales asumidas por Brasil”.

Poco después, el magistrado Celso de Mello rechazó otra apelación en la que los abogados del mandatario pedían dejar sin efecto la invalidación de la candidatura hasta que el STF no juzgue el recurso presentado ante el Tribunal Supremo Electoral. Mediante la apelación, los abogados de Lula requerían que fuera anulada una sentencia del Tribunal Superior Electoral que negó su candidatura por su condición de condenado en segunda instancia, en la que recibió una pena de doce años que cumple desde el pasado abril.

La presidenta del PT Gleisi Hoffman denunció “el trato excepcionalísimo ofrecido al proceso de Lula en el TSE”. “Lula presentó una defensa de casi doscientas laudas, defendiendo (entre otras tesis) que la inelegibilidad había sido suspendida por decisión del Comité de la ONU. Se añadieron cinco dictámenes jurídicos”, resaltó a poco de que se conocieran los dos fallos.

Mientras tanto, la campaña electoral de Brasil está en su punto más álgido y el ex presidente lidera las encuestas como principal candidato a ocupar el Palacio de Planalto. Lula acapara el 40 por ciento de intención de voto el doble que el segundo colocado, el candidato de ultraderecha Jair Bolsonaro.