Duque ordenó militarizar más las calles colombianas con un “máximo despliegue de la fuerza pública”

Apenas un día después de acceder a analizar los reclamos de los manifestantes, el presidente colombiano, Iván Duque, ordenó el “máximo despliegue” de “todos los niveles de la fuerza pública” para frenar los cortes de calles y rutas que se replican desde que comenzó el Paro Nacional. 

El diálogo con el comité que organiza las protestas volvió a quedar trunco ayer. Justamente, el tema que empantanó el acuerdo fue la exigencia del Comité Nacional de Paro de que el gobierno condene los abusos de la Fuerza Pública y reconozca su responsabilidad en las agresiones durante las protestas. 

Duque no sólo no accedió a su reclamo sino que al otro día amplió el margen de acción de todas las fuerzas de seguridad. 

“Hemos dado instrucciones a todos los niveles de fuerza pública para que en los territorios de Colombia, con gobernadores y alcaldes, desplieguen su máxima capacidad operacional para que, dentro de la proporcionalidad y dentro del estricto cumplimiento de los derechos humanos y su protección, le permitan a todos los colombianos recuperar la movilidad, el bienestar”, aseguró el mandatario.

“Aquí no hay dictadura, no hay opresión, hay una democracia”, se atajó en un video publicado en su Twitter.

Duque defendió “el fundamento constitucional para la protesta pacífica”, pero calificó de “ilegales” a los bloqueos y denunció: “Hay un claro interés criminal de afectar y sabotear la economía y el desarrollo social de muchísimas poblaciones.”

La respuesta del Comité Nacional de Paro

El Comité Nacional de Paro (CNP), conformado por sindicatos y centrales obreras, rechazó este lunes la decisión del presidente Iván Duque por considerarla una “declaración de guerra”.

“Duque le declara la guerra al paro cuando ordena desplegar el máximo de sus fuerzas militares y de Policía sobre los sitio de concentración pacífica que hay en el país”, dijo el presidente de la CUT, Francisco Maltés.

El lunes por la madrugada se registraron nuevos abusos de agentes del ESMAD y la Policía en el municipio de Yumbo, Valle del Cauca, que dejaron un saldo, hasta el momento, de 29 heridos y 3 personas muertas.

Todos estos hechos, al parecer, se desataron mientras la Fuerza Pública intentó desbloquear las vías que conectan al municipio de Yumbo con Cali, donde se encontraban en paro varios manifestantes.

“El Gobierno Nacional no reconoce la gravedad y la dimensión de la violencia estatal contra los manifestantes. No reconoce los casos que han denunciado las organizaciones de derechos humanos”, expresó tras lo sucedidoel CNP, que convocó para el miércoles una nueva jornada de “paro nacional”.

Las protestas en Colombia, que se iniciaron el pasado 28 de abril contra la ya retirada reforma fiscal del Gobierno, también exigen, entre otros temas, el cese de la brutalidad policial a la que organizaciones sociales como Temblores achacan 39 homicidios.

Igualmente claman por el retiro del proyecto de la reforma a la salud, que contempla privatizaciones; el fortalecimiento de una masiva vacunación, y renta básica de por lo menos un salario mínimo legal mensual.