Duque denunció ante la ONU la presencia de guerrilleros en Venezuela con fotos falsas

El presidente colombiano Iván Duque entregó a la ONU un informe sobre la supuesta presencia de guerrilleros colombianos en Venezuela. Para la sorpresa de todos, el informe incluyó algunas fotos con datos falsos. El papelón saltó a la luz cuando el propio mandatario publicó en Twitter algunas imágenes del dossier de 129 páginas que fue entregado al organismo internacional como “evidencia” de la presencia de guerrilleros del ELN (Ejército de Liberación Nacional) en Venezuela.

Una de esas imágenes muestra a hombres y mujeres vestidos como guerrilleros del ELN en una ronda infantil supuestamente en Táchira. Pero el diario El Colombiano de Medellín dijo que recibió esa imagen de inteligencia militar y la utilizó para ilustrar un reportaje sobre el reclutamiento de niños por parte de rebeldes en el departamento de Cauca, en el Pacífico colombiano, que fue publicado el 7 de junio de 2015.

«Esa información no es del ELN en Venezuela, es en Cauca, la obtuvimos en 2015 en exclusiva en el Cauca, nos la pasó inteligencia militar», confirmó Javier Alexander Macías, editor de la sección Paz y Derechos Humanos de El Colombiano.

Dos de las fotos denunciadas como falsas.

Duque intentó justificar el error diciendo que la imagen es «anecdótica dentro del dossier» entregado a Naciones Unidas. «Es una foto de contexto y el dossier tiene tanto fotografías de contexto, como fotografías propias de inteligencia colombiana», agregó en un conversatorio en la ciudad estadounidense de Miami.

Además, en los documentos entregados al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se denuncia una «masacre» ocurrida en el estado venezolano de Bolívar en octubre de 2018 por «enfrentamientos» entre el ELN y «grupos de ‘Pranes'», como se conocen a pandilleros venezolanos. 

El mensaje está ilustrado con una foto de una cabaña que tiene un grafiti con las siglas ELN pero la imagen fue tomada en la región colombiana del Catatumbo, fronteriza con Venezuela, por el fotógrafo de la AFP Luis Robayo. «Esta foto la tomé el 20 de septiembre de 2018 en un viaje que hice a la región del Catatumbo para hacer un reportaje», afirmó Robayo.