Duque adelantó que perseguirá a los rebeldes de las FARC

El presidente de Colombia, Iván Duque, confirmó que lanzará una ofensiva contra los exjefes de las FARC que se declararon en rebelión, a quienes definió como “una banda narcoterrorista”. El mandatario ordenó la creación de una «unidad especial» para perseguir a los exguerrilleros y ofreció 882.000 dólares de recompensa por cada uno de los veinte hombres y mujeres que aparecen en el video junto a Iván Márquez.

«Los colombianos debemos tener claridad de que no estamos ante el nacimiento de una nueva guerrilla, sino frente a las amenazas criminales de una banda de narcoterroristas que cuenta con el albergue y el apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro», afirmó el mandatario en la Casa de Nariño, sede de gobierno.

En su primer pronunciamiento sobre el tema, el mandatario conservador contó que que conversó con Juan Guaidó, autoproclamado presidente de Venezuela, para pedirle respaldo en la captura del «grupo criminal». «Ningún país puede albergarlos y por eso avanzaremos en la expedición de las circulares rojas de Interpol» para los disidentes, señaló.

Duque también ordenó la conformación de una unidad especial para la persecución de estos criminales con capacidades reforzadas de inteligencia, investigación y movilidad en todo el territorio colombiano. Además, pidió al país no caer «en la trampa de quienes pretenden escudarse detrás de falsos ropajes ideológicos para sostener sus andamiajes delictivos». «Este grupo de delincuentes pretende burlarse del pueblo colombiano, y no se lo vamos a permitir», agregó.

La JEP no amparará a los insurgentes

La Justicia Especial de Paz (JEP) de Colombia, aquella que establece cómo juzgar delitos cometidos en el conflicto armado, expulsó de su jurisdicción a los exlíderes que se rearmaron.

La Jurisdicción determinó que cualquier persona sometida a la JEP que “incurra en situaciones que evidencien que se rearmó “ será objeto de la exclusión del Sistema (Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición) porque así lo disponen las normas«, recalcó la presidenta de la JEP, Patricia Linares.

No obstante, la JEP defendió los acuerdos de paz que se firmaron en 2016. “La decisión equivocada de un grupo de personas que traicionaron su compromiso con la paz, con Colombia y con el mundo no puede ser suficiente para truncar un anhelo en el que confluyen las voluntades de todos los colombianos», subrayaron.