¿Donald Trump le suelta la mano a Juan Guaidó?

El presidente estadounidense afirmó en una entrevista que él “no estaba necesariamente a favor” de reconocer a Guadió como presidente encargado de Venezuela. “No creo que haya sido especialmente significativo”, opinó sobre esa decisión. También dijo estar abierto a la posibilidad de reunirse con Nicolás Maduro.

“A Guaidó lo eligieron. Creo que yo no estaba necesariamente a favor, pero dije: a algunas personas les gusta, a otras no. Así que no tuve problemas”, expresó Trump sobre la recomendación de sus asesores para que apoye a Juan Guaidó, autoproclamado presidente de Venezuela en enero de 2019. Trump brindó esos conceptos en una entrevista con el portal Axios, de la que hasta ahora solo se conocieron algunos adelantos.

Consultado sobre si lamentaba su decisión de seguir el consejo del exasesor de seguridad nacional John Bolton, Trump primero afirmó que no estaba “particularmente” arrepentido, pero a continuación afirmó: “Podría haber vivido con o sin (ese apoyo). Pero estaba firmemente en contra de lo que está ocurriendo en Venezuela”.

“No creo que haya sido…, ya sabes, no creo que haya sido especialmente significativo de una forma u otra”, agregó el estadounidense, que había puesto a Venezuela como una prioridad de su agenda internacional.

Trump fue el principal sostén de Guaidó desde que el presidente de la Asamblea Nacional venezolana se autoproclamó como presidente encargado del país en enero de 2019. Al respaldo de Trump siguió el de unos cincuenta países que reconocieron a Guaidó como mandatario venezolano.

Desde entonces, el opositor no logró avances en su estrategia de toma del poder a pesar de las múltiples y durísimas sanciones económicas dispuestas por la administración Trump contra el gobierno de Maduro. Su derrotero incluyó un fallido intento de levantamiento militar: la “Operación Libertad” que fue fácilmente sofocada el 30 de abril de 2019 por las Fuerzas Armadas leales a Maduro.

El artículo de Axion recuerda que John Bolton escribió en su libro de memorias -que todavía no salió a la luz- que Trump consideraba “débil” a Guaidó. “Trump llamaba a Guaidó el ‘Beto O’Rourke de Venezuela’, difícilmente el tipo de cumplido que un aliado de los Estados Unidos debería esperar “, recordó el exasesor en referencia a un fallido precandidato demócrata para las elecciones de 2020.

Además, el mandatario estadounidense planteó en la entrevista que no descartaría reunirse con Nicolás Maduro, algo que significaría un giro total de su política respecto a Venezuela. “Creo que tal vez lo pensaría. A Maduro le gustaría reunirse. Y yo nunca me opongo a las reuniones. Ya sabes, raramente me opongo a las reuniones. Siempre digo que pierdes muy poco con las reuniones”, dijo Trump. “Pero, hasta este momento, las he rechazado”, remarcó.

Luego, a través de su cuenta de Twitter, Trump intentó relativizar sus dichos y aseguró que solo se reuniría con Maduro para que el venezolano deje el poder.

“Al contrario que la izquierda radical, yo SIEMPRE estaré en contra del socialismo y con el pueblo de Venezuela. ¡Mi Gobierno siempre ha estado del lado de la LIBERTAD y contra el régimen opresor de Maduro! ¡Solo me reuniría con Maduro para abordar un tema: una salida pacífica del poder!”, escribió el estadounidense.

En Londres sigue la disputa por el oro venezolano

Un tribunal de comercio de Londres empezó a examinar a quién considera el legítimo presidente de Venezuela, paso previo para decidir sobre la devolución de mil millones de dólares en oro depositados en el Banco de Inglaterra.

El Banco Central de Venezuela (BCV), presidido por Calixto Ortega, se querelló en mayo ante un tribunal de comercio de Londres para recuperar más de 30 toneladas de oro que tiene depositadas en el Banco de Inglaterra.

La propuesta del banco central venezolano es que el dinero se envíe al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), para que lo gestione y lo invierta en la compra de suministros para combatir la pandemia. Sin embargo, el Banco de Inglaterra rechaza entregar el oro debido a que, en línea con el Gobierno británico de Boris Johnson, no reconoce a las autoridades del BCV nombradas por Maduro, encabezadas por Ortega, en el cargo desde junio de 2018.