Disidentes de las FARC retomaron las armas: Iván Márquez anunció el alzamiento

El ex número dos y negociador de las FARC, Iván Márquez, proclamó “una nueva etapa de lucha” armada con otros ex líderes de la guerrilla que rechazaron los tratados de paz de 2016. Al lado de una veintena de hombres y mujeres armados con fusiles, Márquez dio por iniciada la “segunda Marquetalia” (cuna histórica de la rebelión armada), ante una supuesta “traición del Estado a los acuerdos”. “La historia registrará en sus páginas que fuimos obligados a retomar las armas», aseguró en un video.

El anuncio supone el mayor revés a los acuerdos negociados en Cuba, suscritos en 2016 bajo el gobierno del exmandatario y nobel de Paz, Juan Manuel Santos, que condujeron al desarme de unos 7.000 combatientes y que pretendían acabar con una rebelión de más de medio siglo y cientos de miles de víctimas. Si bien la mayor parte de los militantes de las FARC se desmovilizaron por el pacto, otros 2300 combatientes se declararon en disidencia desde esa fecha hasta ahora.

«Anunciamos al mundo que ha comenzado la segunda Marquetalia (cuna histórica de la rebelión armada) bajo el amparo del derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de levantarse en armas contra la opresión», puntualizó Márquez. El ex negociador afirmó que desde la firma de la paz «y del desarme ingenuo de la guerrilla a cambio de nada» no se detiene la matanza de líderes sociales y de exguerrilleros y culpa al Estado de no cumplir ol pactado.

El ex negociador de los acuerdos de Paz estaba acompañado por a Seuxis Paucias Hernández, alias «Jesús Santrich» y Hernán Darío Velásquez, alias «El Paisa», que hace meses dejaron de cumplir sus compromisos con la Justicia Especial para la paz (JEP). En la grabación, el jefe guerrillero dice que hablan desde algún punto en la zona del río Inírida, situado en la región amazónica del sureste del país, cerca de las fronteras con Venezuela y Brasil.

Márquez, que no se presentó como comandante de las disidencias, anticipó que el nuevo grupo armado buscará «coordinar esfuerzos» con «aquellos compañeros y compañeras que no han plegado sus banderas», así como con el Ejército de Liberación Nacional, la última guerrilla activa en Colombia con un número similar de tropas.

El disidente, que en el vídeo se ve vestido de verde militar y con una pistola en la cintura, asegura que la decisión de volver a las armas «es la continuación de la lucha guerrillera en respuesta a la traición del Estado al acuerdo de paz de La Habana» y afirma que buscarán alianzas con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

En el manifiesto leído dice que la insurgencia no tendrá como objetivo a los soldados ni policías «respetuosos de los intereses populares», sino que apuntará contra «esa oligarquía excluyente y corrupta, mafiosa y violenta que cree que puede seguir atrancando la puerta del futuro de un país».

De negociador de la paz a insurgente, quién es Iván Márquez

El rostro visible de las FARC en la negociación de paz con el Gobierno colombiano, Luciano Marín Arango, alias «Iván Márquez», comenzó ganándose la vida como profesor de primaria y poco después entró a la guerrilla donde después de más de 30 años, ya con el alias de «Iván Márquez», y pese a sus posturas radicales, terminó convertido en uno de los artífices del acuerdo de fin del conflicto que hoy abandonó oficialmente.

El ahora disidente, de 64 años, desarrolló su vida entre la guerrilla y la política. Tras el el primer intento de negociar la paz, durante el Gobierno del presidente Belisario Betancur (1982-1986), fue elegido miembro de la Cámara de Representantes por el partido Unión Patriótica pero el genocidio de que fueron víctimas sus militantes lo volvió a convertir en guerrillero.

En 2008, tras la muerte de Luis Edgar Devia, alias «Raúl Reyes» en un bombardeo de las Fuerzas Armadas colombianas a su campamento en el lado ecuatoriano de la frontera, Márquez asumió un papel más notorio como portavoz internacional y fue llamado a hacer parte del «secretariado», máximo órgano de dirección colectiva de las FARC.

En 2011, asumió el mando de la FARC Rodrigo Londoño, alias «Timochenko». Márquez, con la negociación de paz en ciernes, se convirtió en el número dos y jefe del equipo de la guerrilla en los diálogos de La Habana durante los 44 meses del proceso.

Su papel fue tan decisivo que las FARC lo designaron como primero en la lista para ocupar uno de los cinco escaños del Senado que por dos legislaturas les concedió el acuerdo de paz, aunque nunca asumió.

Su nueva carrera política dio un giro el 9 de abril de 2018 cuando su compañero Seuxis Paucias Hernández, alias «Jesús Santrich», fue detenido en Bogotá con base en un pedido de extradición de Estados Unidos, que lo acusó de conspirar para enviar diez toneladas de cocaína a ese país después de la firma de la paz.

Junto con Santrich fue detenido Marlon Marín, sobrino de Márquez, quien enseguida fue trasladado a EE.UU. en calidad de testigo protegido. Diez días después Márquez anunció que volvía al Caquetá para juntarse a otros exguerrilleros en una zona de desmovilización porque no tenía garantías de seguridad y el 20 de julio no apareció para asumir su escaño como senador.