Discriminación, abuso y maltratos a personas trans en Panamá

En medio de la cuarentena por sexo decretada por el gobierno panameño para contener los contagios de coronavirus, se registraron más de una decena de denuncias de discriminación y vejaciones a hombres y mujeres transgénero. La organización defensora de los derechos humanos Human Rights Watch le envió una carta al presidente Laurentino Cortizo por la situación.

En su misiva, el presidente de HRW, José Vivanco, le plantea a Cortizo su “preocupación por algunos casos sobre discriminación que han ocurrido recientemente por parte de policías y guardias de seguridad privada contra personas transgénero”. Vivanco manifestó que algunas personas transgénero “han sido detenidas y multadas o se les ha impedido comprar artículos esenciales” durante la cuarentena.

Para frenar el avance del nuevo coronavirus en Panamá, con 146 muertos y cerca de 5.000 contagiados por la COVID-19, el gobierno de Cortizo decretó una cuarentena por sexo, donde hombres y mujeres salen por dos horas en días distintos. 

Los casos de abusos

HRW relata una docena de casos de presuntos abusos, entre ellos el caso de una persona identificada como Mónica, una mujer transgénero que vio cómo agentes policiales le “manosearon los senos y se burlaron de ella diciéndole que era un hombre mientras la tocaban” en un juzgado comunitario. Agrega que al menos tres personas transgénero fueron discriminadas cuando salieron de sus casas en días que correspondían a su identidad de género (no al componente sexo que figura en su cédula de identidad). 

  • Mónica, una mujer transgénero de la provincia de Panamá, que fue detenida por policías cuando intentaba entrar a un supermercado en el día designado para que salieran hombres. Los agentes le manosearon los senos y se burlaron de ella diciéndole que era un hombre mientras la tocaban en la Casa de Justicia Comunitaria de Paz Pedregal (entrevista de Human Rights Watch con Mónica, 10 de abril de 2020);
  • Heber, un hombre transgénero en la provincia de Colón, al que policías le negaron el ingreso a un supermercado en un día designado para que salieran mujeres. Los agentes lo ridiculizaron al decir que no le explicarían a otras mujeres en la fila “lo que era” y se rieron de él (entrevista de Human Rights Watch con Heber, 7 de abril de 2020); 
  • “Sofía” (seudónimo), una mujer transgénero de la provincia de Panamá. Al intentar entrar a un supermercado en un día designado para hombres, un policía le dijo frente a clientes de sexo masculino que no la dejarían ingresar porque era “demasiado femenina” (entrevista de Human Rights Watch con “Sofía”, 8 de abril de 2020);
  • Adriana, una mujer transgénero de la provincia de Panamá. Mientras esperaba en una fila para entrar a un banco en un día designado para hombres, un guardia de seguridad privada le dijo que “no estaba vestida adecuadamente” para el día y que debía hablar con otro guardia de seguridad, un empleado y un gerente antes de permitirle realizar la transacción que necesitaba hacer (entrevista de Human Rights Watch con Adriana, 9 de abril de 2020);
  • Ariah, una mujer transgénero de la provincia de Los Santos. Cuando intentó entrar a un supermercado en un día designado para hombres, un policía la interpeló ante otros clientes acerca de si era hombre o mujer y le dijo que debería haberse presentado el día designado para mujeres (entrevista de Human Rights Watch con Ariah, 14 de abril de 2020);
  • Li, un hombre transgénero en la provincia de Panamá, al que le negaron el ingreso a un supermercado en un día designado para que salieran mujeres. Un guardia de seguridad le indicó que las mujeres en la tienda creerían que Li era un “pervertido” si le permitía entrar y que debía “probar suerte” en una fecha designada para hombres (entrevista de Human Rights Watch con Li, 15 de abril de 2020);
  • Pamela, una mujer transgénero en la provincia de Panamá a quien, en dos ocasiones, no se le permitió entrar a un supermercado durante días designados para que salieran hombres, una vez por la acción de un policía y otra por la intervención de un guardia de seguridad, en razón de que es “demasiado femenina” (entrevista de Human Rights Watch con Pamela, 16 de abril de 2020).
  • Miranda, una mujer transgénero de la provincia de Panamá. Al intentar entrar a un supermercado en un día designado para hombres, dos guardias de seguridad privada le dijeron que se fuera a su casa y, cuando les mostró su identificación, dijeron: “ustedes [las personas transgénero] solo quieren ir al supermercado todos los días” (entrevista de Human Rights Watch con Miranda, 21 de abril de 2020);
  • Danny, un hombre transgénero de la provincia de Panamá Oeste. Mientras estaba de compras en un supermercado en un día designado para mujeres, una trabajadora lo acusó de “querer ser hombre” (entrevista de Human Rights Watch con Danny, 21 de abril de 2020).

“Un profundo temor de ser humilladas, discriminadas y detenidas”

Vivanco recordó que las personas trans han expresado “un profundo temor de ser humilladas, discriminadas y detenidas si salen de sus casas a comprar alimentos o medicamentos o para obtener otros servicios esenciales”. En la cédula panameña se puede modificar el nombre y el aspecto físico de la foto, bajo algunas circunstancias, pero no el sexo con el que se nace.

Las organizaciones de mujeres y hombres trans de Panamá habían advertido desde un principio que la medida discriminaba a todas las personas no binarias. «Todavía encontramos unidades policiales que usan el argumento de que Dios solamente hizo a Adán y Eva, que solo existe el hombre y la mujer», cuestionó entonces Ricardo Beteta, presidente de la Asociación de Hombres y Mujeres Nuevos de Panamá (AHMNP).

Por esa razón, desde Human Rights Watch piden a Cortizo que la cuarentena sea por la identidad de género que exprese cada persona, que haya una directiva para exigir a la fuerza pública y privada que respete a la comunidad trans y un procedimiento formal de quejas para la denuncia de incidentes.