Diputados niegan el genocidio

Guatemala

Los diputados decidieron que durante el conflicto armado guatemalteco no hubo genocidio. Así lo expresaron en una resolución que atiende a los intereses de quienes estuvieron involucrados en actos atroces y temen el accionar judicial, tras el proceso a Efraín Ríos Montt. Los congresistas pretenden con este acto negar el pasado, la memoria, la verdad y la posibilidad de justicia. 

Telemundo 33

Rafael Cuevas Molina* – Adital (Brasil)

Los niños y niñas menores de tres años, inmaduros aún en el proceso cognitivo que los llevará a comprender, más tarde, que el mundo no se mueve de acuerdo a sus deseos, se exasperan y enojan contra la piedra que los lastimó, se frustran si el árbol que les obstaculiza el tránsito no se hace a un lado, y hacen berrinche contra la lluvia «mala” que no los deja disfrutar del parque.

Este estadio del desarrollo cerebral otorga a las cosas inanimadas voluntad propia, y «piensan” que el mundo gira en torno a ellos. Se pasa, pronto, en los años posteriores, a otras etapas del desarrollo, y se va conociendo paulatinamente las leyes de la causalidad que le permiten ajustarse al mundo y su modo de funcionamiento.

En Guatemala, sin embargo, parece que esta etapa temprana del desarrollo cognitivo del ser humano no ha podido ser superada: diputados del Congreso de la República creen que con resoluciones que hagan emanar de ese poder del Estado cambiarán la realidad que, tozudamente, no se ha comportado como ellos quisieran.

Esto fue lo que pasó este martes 13 de mayo, cuando por voto de 87 diputado de los 111 que lo componen, aprobó una resolución en la que se niega que durante el conflicto armado interno, que azotó al país por más de tres décadas, haya habido genocidio.

Todo esto en aras de promover la reconciliación entre los guatemaltecos, que según los señores congresistas ha sido rota, entre otras razones, por el que llaman «Juicio del siglo”, es decir, el juicio por genocidio al ex general Efraín Ríos Montt.

«Se asustaron, entonces, los señorones, acostumbrados a decidir sobre vidas y haciendas, y tomaron cartas en el asunto. Los diputados que votaron esta ridícula resolución son sus títeres»

Si no fuera que estamos haciendo alusión a una verdadera tragedia humana, darían ganas de reír.

Pretenden los señores congresistas tapar el sol con un dedo y, oyéndolos argumentar para respaldar la resolución que votaron afirmativamente, uno podría estar tentado a pensar que, a pesar de sus mostachos, sus finas corbatas anudadas a sus pescuezos gordos, se han quedado en una etapa temprana del desarrollo cognitivo.

Pero no es así. No votan afirmativamente por tontos sino por taimados.

Desde que el tema del genocidio se puso sobre el tapete por el que llaman «Juicio del siglo”, se reactivó todo el viejo aparato de la derecha que participó activamente en él financiándolo, formando parte en el gobierno o, incluso, participando activamente en el apoyo logístico de la guerra.

Se olvidaron resquemores que existían entre ellos, se limaron asperezas y se respondió con una voluntad unificada.

«Es vergonzoso y ridículo lo que hacen, pero hay que comprender que tienen miedo y, en esas circunstancias, se puede hacer cualquier estupidez. Se debe tener cuidado también porque, sintiéndose amenazados, pueden soltar zarpazos a diestra y siniestra»

La unión de cámaras empresariales, el CACIF, que se había distanciado de Ríos Montt, hizo una declaración, con todos los presidentes de los entes agremiados presentes y ordenaditos para la foto, en la que advirtieron que el genocidio no había existido.

Varios intelectuales de derecha, incluidos un par de vicepresidentes de la República y ex cancilleres, sacaron un comunicado, a página completa en los principales periódicos del país, haciendo lo mismo que el CACIF.

Habían sido alertados, en especial por la hija del ex general Ríos Montt, de las implicaciones que una condena contra su padre podía tener para ellos, que no habían sido mansas ovejas al margen del conflicto armado.

Se asustaron, entonces, los señorones, acostumbrados a decidir sobre vidas y haciendas, y tomaron cartas en el asunto. Los diputados que votaron esta ridícula resolución son sus títeres. Son los del partido en el gobierno, el Partido Patriota, y los del Partido Republicano Institucional, PRI, antes Frente Republicano Guatemalteco, fundado por el ex dictador Ríos Montt.

Es vergonzoso y ridículo lo que hacen, pero hay que comprender que tienen miedo y, en esas circunstancias, se puede hacer cualquier estupidez. Se debe tener cuidado también porque, sintiéndose amenazados, pueden soltar zarpazos a diestra y siniestra. Como cualquier animal.

* Es presidente AUNA-Costa Rica

 

Leer artículo aquí