Histórica media sanción en Chile al proyecto que permite el retiro de fondos de jubilaciones

Un proyecto de ley que permite retirar el 10% de los fondos de pensión en Chile logró el miércoles media sanción en la Cámara de Diputados y fue enviado al Senado para su aprobación definitiva, en medio de la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus. Para las organizaciones que luchaban contra este sistema, la votación representó “un avance histórico hacia la construcción de un nuevo Sistema previsional solidario”. Una diputada se vistió de Naruto para celebrar y captó todas las miradas de la prensa internacional.

El proyecto, presentado por la izquierda, logró 95 votos a favor (necesitaba 93), 36 en contra y 22 abstenciones, un resultado que representa un revés para el presidente Sebastián Piñera, especialmente porque algunos diputados de la coalición del Gobierno, Chile Vamos, apoyaron la reforma.

El modelo de pensiones de Chile se basa en el ahorro individual obligatorio, mediante el cual cada trabajador aporta un 10 % mensual de su sueldo bruto a un fondo de pensiones personal del que puede disponer cuando se jubila y que es gestionado por las denominadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

El actual sistema de pensiones es heredado del pinochetismo y fue aprobado por decreto en 1980, sin discusión parlamentaria. Organizaciones sociales como “No más AFP” surgieron en 2016 para denunciar el uso de los fondos de las administradoras y el monto de las jubilaciones mínimas.  El cambio del sistema fue además una de las principales banderas de lucha que se levantaron durante el estallido social de 18 de octubre pasado.

Puntualmente, este proyecto incorpora, como parte del derecho a la seguridad social, la facultad de los afiliados a un sistema de capitalización individual de retirar parte de sus fondos previsionales durante la vigencia de un estado de excepción constitucional de catástrofe.

El tope de retiro está estimado en 150 Unidades de Fomento chilenas (UF), que equivalen a 4,3 millones de pesos chilenos (aproximadamente 5.500 dólares) y un mínimo de 35 UF, es decir, 1 millón de pesos chilenos (aproximadamente 1.200 dólares). En caso que el 10% fuera inferior a 35 UF, el proyecto de ley permite que la persona saque hasta ese monto y, en caso de tener esa cantidad o menos en el total de sus ahorros, tendrá la posibilidad de retirar el total de su cuenta.

Uno de los principales auspiciantes del proyecto, el diputado Jaime Mulet, resaltó que el resultado de la votación es el reflejo de las demandas del pueblo chileno y aplaudió la aprobación de parte de diputados oficialistas. “Hemos dado un paso importante, este Congreso ha escuchado a los chilenos y chilenas. Creo que estamos sintonizando bien por primera vez con el pueblo en un tema tan relevante, incluso con los votos -a favor- de diputados de derecha”, resaltó. 

La derrota parlamentaria de Piñera

Ni las negociaciones llevabas a cabo personalmente por algunos ministros ni el nuevo plan de ayudas a la clase media que Piñera presentó el martes lograron convencer a la totalidad del bloque oficialista para desestimar el retiro anticipado de las pensiones, sumiendo en una crisis a la coalición que sustenta al Gobierno.

El ministro de Interior, Gonzalo Blumel, quien estuvo acompañado por el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, y el subsecretario del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, Claudio Alvarado, entre otros, lamentó que no pudieran convencer a todos los diputados de la bancada del Gobierno de oponerse a la iniciativa, y reconoció que es un duro traspié para la administración de Piñera.

En las antípodas, la diputada de Partido Comunista Camila Vallejo celebró la aprobación. “Estamos un paso más cerca de entregar una ayuda efectiva a quienes más lo necesitan. Espero que en el Senado se reponga la indicación que busca instaurar un Fondo Solidario y así podamos mejorar las pensiones del futuro”, dijo.

Cacerolazos a favor de la iniciativa

El debate de este proyecto agitó también a la ciudadanía, que según las encuestas apoya mayoritariamente la iniciativa y que anoche lo demostró con un masivo cacerolazo a lo largo del país, evento que derivó en algunos actos violentos en la capital durante la madrugada. 

Tras la aprobación esta tarde de la iniciativa, volvieron a escucharse cacerolazos desde los balcones de algunos barrios de Santiago de Chile así como bocinazos de automóviles celebrando el resultado.

Un festejo particular

La diputada Pamela Giles, del Partido Humanista, celebró a su forma frente a los diputados. Con una capa rosada, su mascarilla y una pierna inmovilizada, la parlamentaria corrió como “Naruto”, frente a los ministros de Estado para festejar la media sanción.

“Cómo se los prometí Nietitos GANAMOS #Retiro10% y corrí como Naruto, con plumas y pashhhhmina arriba de los ministros Blumel, Alvarado, Briones y Monckeberg y les zapatié y les bailé nuestro triunfo en sus caras”, señaló Jiles en su cuenta de Twitter.