Avanza la reforma laboral de AMLO: promete mayor poder de negociación y sueldos más altos

Tras ocho horas de debate, la Cámara de Diputados aprobó en general la reforma laboral impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador. La iniciativa, que contempla mayor democracia sindical y una nueva institución para resolver controversias entre trabajadores y patrones, ahora deberá ser tratada ahora en la Cámara de Senadores para su sanción definitiva. Los diputados de la oposición denuncian que se aprobó con prisa entre presiones por el nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá, el llamado T-MEC.

Con 258 votos a favor, 67 en contra y 18 abstenciones, fue aprobado el proyecto que destaca la libertad de asociación, el voto secreto y la creación de comisiones de conciliación laboral que sustituirán a las actuales juntas. Esas comisiones serán responsables de dirimir los conflictos que surjan entre los trabajadores y los patrones, con el límite de intentar resolverlos en un plazo máximo de 45 a 60 días para evitar judicializar los procesos.

De acuerdo a los especialistas, con la reforma se facilita el empoderamiento de los trabajadores en México, es decir, mejora su capacidad de negociar contratos colectivos que sean favorables para sus intereses y que respeten sus derechos laborales. En ese marco, muchos sostienen que este punto en particular traerá mejores salarios para todos los trabajadores.

«A lo largo del tiempo van a ir subiendo los salarios, tanto en México como en Canadá y Estados Unidos, en el sector automotriz, esa es una tendencia que va al alza y es algo positivo para nuestros trabajadores», afirmó al sitio Expansión Kenneth Smith Ramos, exjefe de la Negociación Técnica para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Puntualmente, la norma reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de las leyes Federal del Trabajo, Orgánica del Poder Judicial de la Federación, Federal de Defensoría Pública, de los institutos del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores y del Seguro Social, en materia de justicia laboral, libertad sindical y negociación colectiva.

Con estas modificaciones a las leyes laborales, enviadas al Senado para su análisis, el país responde a los acuerdos en materia sindical adoptados en el T-MEC. AMLO se comprometió con EUU y Canadá a sancionar la iniciativa. «Debe aprobarse una reforma laboral apegada a los acuerdos que se establecieron en el Tratado. No queremos que se dé ningún motivo para reabrir las negociaciones del Tratado, consideramos que no le conviene al país», dijo el mandatario el 4 de abril.

El pacto comercial estipula que al menos un 40% del contenido de un automóvil fabricado en México tiene que ser ensamblado por trabajadores que ganen por lo menos 16 dólares la hora, para poder ser vendido en el mercado estadounidense.

Tomando en cuenta las presiones por el mencionado acuerdo, la oposición cuestionó que se haya dejado de lado tema de la subcontratación y las condiciones laborales en el campo con tal de aprobarla rápidamente, tal cual como reclamaba Estados Unidos.

No obstante, el oficialismo escuchó el reclamo y se comprometió a que, iniciado el nuevo periodo ordinario en septiembre próximo, el tema de la subcontratación será puesto a discusión, bajo el esquema de parlamento abierto.