Diputados aprobó el fin de los fueros presidenciales, impulsado por López Obrador

La Cámara de Diputados de México aprobó una reforma constitucional que elimina el fuero del presidente Andrés Manuel López Obrador y de los futuros gobernantes del país. La iniciativa fue propuesta por el mismo mandatario y permitirá que a los miembros del Ejecutivo se los puedan juzgar por cualquier delito que cometan a pesar de que estén en ejercicio.

La iniciativa, que reforma los artículos 108 y 111 de la Constitución Mexicana, fue aprobada en el pleno por 420 votos a favor, 29 en contra y 5 abstenciones y devuelta al Senado para su análisis y posible ratificación. “Se va poder juzgar al presidente en funciones, eso es un hecho histórico, importantísimo», celebró López Obrador.

El artículo 108 de la Constitución de 1917 establecía en que el titular del Ejecutivo sólo podía ser acusado de traición a la patria y delitos graves del orden común, pero con esta reforma podrá ser acusado y procesado penalmente por actos de corrupción y delitos electorales, entre otros.

La reforma, presentada por López Obrador a los pocos días de asumir, precisa que el presidente de México podrá ser investigado también por delincuencia organizada, homicidio doloso, violación, secuestro, trata de personas y delitos cometidos con medios violentos como armas y explosivos.

De acuerdo al comunicado de la Cámara, incluye los considerados “delitos graves” (genocidio, financiamiento a organizaciones terroristas, bloqueo de actividades de inteligencia, entre otros), del libre desarrollo de la personalidad (por ejemplo, corrupción de menores de edad, turismo sexual en contra de menores de edad) y de la salud (narcotráfico).

La diputada Miroslava Carrillo, del partido gobernante Morena, explicó que la modificación se recomendó porque existía “una discordancia entre el texto de la reforma al artículo 108 constitucional y el espíritu de la propuesta originalmente plasmada en la iniciativa del Ejecutivo”.