Dilma quiere ir por más

Brasil

El programa para la reelección de Dilma Rousseff que analiza el PT incluye la revisión de la Ley de Amnistía a los militares y civiles que violaron los derechos humanos y regulaciones a los medios de comunicación a fin de evitar la actuación de monopolios. Ambos temas, si se confirman, serán los aspectos más calientes en la campaña electoral. 

Palacio do Planalto

Brasil 247 (Brasil)

El Partido de los Trabajadores divulgó el borrador con las directrices que servirán de base para el programa de gobierno de la presidente Dilma Rousseff, en caso de que sea reelecta en las presidenciales de octubre.

Los puntos presentados fueron discutidos ayer en Brasilia durante un encuentro partidario, y según el oficialismo “constituyen la mejor respuesta a los que intentan manipular las legítimas aspiraciones de cambio del pueblo brasileño proponiendo el retorno a los tiempos de los gobiernos neoliberales de (el sociademócrata) Fernando Henrique Cardoso. Constituye también la mejor forma de desenmascarar a quienes intentan presentarse como la tercera vía, cuando en realidad concilian con intereses neoliberales”, dice el escrito del PT.

Respecto de los derechos humanos, un nuevo gobierno de Rousseff contemplaría una revisión de la Ley de Amnistía, incluyendo castigo para los crímenes practicados por agentes del Estado durante la dictadura militar (1964-1985), y reiterar el apoyo a la Comisión de la Verdad, creada durante el actual gobierno para investigar aquellos crímenes.

Las directrices del programa de gobierno del PT también incluyen la celebración de una Constituyente para la reforma política, tal y como propuso la presidente Dilma el año pasado, cuando masivas protestas callejeras conmovieron a su gobierno. Uno de los principales objetivos sería establecer la prohibición a empresas privadas de hacer donaciones a campañas electorales.

“Los puntos presentados constituyen la mejor respuesta a los que intentan manipular las legítimas aspiraciones de cambio del pueblo brasileño proponiendo el retorno a los tiempos de los gobiernos neoliberales, según el oficialismo”

El oficialismo sugiere, literalmente,”combatir monopolios” como objetivo de un nuevo gobierno de la actual mandataria. Prevén promover y proteger los derechos humanos por medio de la regulación de los vehículos de prensa, “sin que ello implique censura, limitación o control de contenidos”, si bien el documento no aclara cómo se instrumentaría tan objetivo.

El secretario general del PT, diputado Geraldo Magela (DF), aclaró que la intención sería abrir un debate con amplia participación social y que incluya a todos los segmentos, inclusive a los propios medios.

Finalmente el documento incluye propuestas para incrementar la productividad, mejorar la infraestructura y reforzar el combate a la pobreza y desigualdad.

Según Magela, las directrices aún deben ser discutidas con los partidos que formarán parte de la alianza oficialista para las presidenciales de octubre, y con la propia presidenta Dilma.

Brasil 247 (Brasil)

Nuevas regulaciones a los medios de comunicación propuestas por el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) para un posible segundo mandato de la presidenta Dilma Rousseff no apuntan a intervenir en los contenidos sino a evitar prácticas monopolistas, en una iniciativa que tendrá como blanco principal el muy poderoso conglomerado Organizaciones Globo, la más influyente empresa de medios de Brasil.

El tema fue incluido por el PT en su programa de gobierno para un eventual segundo mandato de la presidenta Dilma Rousseff.

El portal de noticias UOL, ligado al Grupo Folha, editor de Folha de S.Paulo, publicó el miércoles una nota sobre el tema, en la que sus autores, los periodistas Valdo Cruz y Andréia Sadi, remarcan que la propuesta del PT no busca intervenir en los contenidos sino regular económicamente al sector, de modo de evitar monopolios u oligopolios.

“De acuerdo a Folha, el blanco principal de la propuesta es la red Globo, que recibe más de 50 por ciento de la publicidad del país, en muchos casos apoyada por prácticas anticompetitivas, como el pago de bonos a agencias de publicidad”

Inicialmente lanzada por el periodista Franklin Martins cuando ocupaba el cargo de ministro de la Secretaría de la Comunicación Social de la Presidencia -entre 2005 y 2010-, la iniciativa quedó estacanda en la gestión del actual ministro de las Comunicaciones, Paulo Bernardo, quien podría, ahora, encabezar las nuevas discusiones.

La propuesta fue incluida en el programa del PT en los siguientes términos: “La democratización de la sociedad brasileña exige que todas y todos puedan ejercer plenamente la más amplia e irrestricta libertad de expresión, lo que pasa por la regulación de los medios de comunicación -impidiendo prácticas monopolistas– sin que eso implique ninguna forma de censura, limitación o control de contenidos”.

De acuerdo a Folha, el blanco principal de la propuesta es la red Globo, que recibe más de 50 por ciento de la publicidad del país, en muchos casos apoyada por prácticas anticompetitivas, como el pago de bonos a agencias de publicidad, que reciben más premios financieros a medida que más recursos dirigen a la emisora.

Folha indicó que actualmente la presidenta Dilma apoya la regulación propuesta por el PT, al igual que su ministro jefe de la Casa Civil, Aloizio Mercadante, el presidente del PT, Rui Falcão, y el propio Franklin Martins, que yendrá un papel destacado en la campaña por la reelección de la mandataria.

 

Leer primer artículo aquí

Leer segundo artículo aquí