Diecinueve estados de EEUU demandan a Trump por las detenciones de niños migrantes

Luego de que el presidente Donald Trump avalara los encierros prolongados a niños migrantes, diecinueve estados denunciaron al gobierno para proteger a los niños “del daño irreparable de una detención ilegal e innecesaria”. La presentación judicial indica que la medida de Trump elimina varias protecciones garantizadas por el Acuerdo de Flores, el cual limita a 20 días la detención de chicos migrantes y sus familias.

La demanda, liderada por California, busca que se eliminen las nuevas reglas que estableció la semana pasada el Departamento de Seguridad Nacional, las cuales -de facto- desmantelan el llamado Acuerdo de Flores, firmado en 1997. El convenio fija además la conducta que debe seguir un centro de detención para cubrir las necesidades básicas de los menores de edad, como son alimentación y atención médica.

La Casa Blanca dijo que el Acuerdo de Flores está “desfasado” y que “no tiene en cuenta el cambio masivo de la inmigración ilegal” que representan actualmente familias y menores que provienen de América Central. Unas 475.000 familias han cruzado la frontera en lo que va del año fiscal, prácticamente triplicando el récord previo de familias para un año completo.

El gobierno de Trump rubricó la medida que permitiría al gobierno detener a los niños con sus padres por un tiempo indefinido mientras sus casos se resuelven. Al menos siete niños inmigrantes murieron bajo la custodia de las autoridades federales durante el gobierno de Trump, antecedentes que auguran el daño que causaría implementar la nueva regulación.

A los abogados les preocupa también que ya no puedan inspeccionar las instalaciones, y que el gobierno trate de evadir los delicados requisitos estatales. La más reciente de ellas se dio el pasado 15 de agosto, cuando un panel del Noveno Circuito de Apelaciones federal señaló que el Gobierno debe garantizar las condiciones de limpieza y seguridad de los menores.

«Ningún niño merece ser sometido a condiciones inapropiadas y perjudiciales para su edad», y se les debe garantizar servicios médicos y de bienestar, dijo el fiscal general de California, Xavier Becerra, en una conferencia de prensa en Sacramento para presentar la demanda.

El demócrata Bob Ferguson, fiscal general del estado de Washington, advirtió por su parte que la detención prolongada tendrá impacto a largo plazo sobre la salud mental y física de los niños inmigrantes y sus familias.

“Cuando le damos la bienvenida a esos niños a nuestras comunidades, los programas y servicios operados por el estado llevan la carga del impacto a largo plazo debido al trauma que esos niños soportaron mientras estuvieron detenidos”, afirmó.

Otros estados que participan en la demanda son Connecticut, Delaware, Illinois, Maine, Maryland, Michigan, Minnesota, Nevada, Nueva Jersey, Nuevo México, Nueva York, Oregon, Pensilvania, Rhode Island, Vermont, Virginia, Washington y el Distrito de Columbia.

Trump, que hizo de la lucha contra la inmigración irregular uno de los ejes de su gobierno y un mensaje central de su campaña, lanzó en 2018 una política de “tolerancia cero” que propició la separación de más de 2.300 niños de sus padres migrantes y que suspendió luego ante una ola de indignación.