Dictan prisión preventiva a un militar chileno que torturó a mapuches

Una corte de Temuco, ciudad del sur de Chile, dispuso la prisión preventiva contra un teniente del Ejército por torturas contra un grupo de mapuches cometidas el año pasado en la localidad de Collipulli, en la región de la Araucanía, una zona de habituales conflictos entre las autoridades y los pueblos originarios.

La prisión preventiva fue dictada por la Corte de Apelaciones de Temuco contra Javier Alejandro Santander Castellón, imputado por el Ministerio Público como autor del delito consumado de tortura.

El tribunal consideró que la libertad del imputado constituye un peligro para la seguridad de la sociedad y de las víctimas, y confirmó la decisión de la primera instancia que dictó la prisión preventiva.

Según la Fiscalía, el acusado y sus subordinados abordaron a un grupo de cinco mapuches, los amenazaron e insultaron y los obligaron a tirarse al suelo, los ataron y golpearon.

Después los hicieron subir a un camión y los llevaron a un bosque donde, otra vez en el suelo, los rociaron con un líquido y uno de los militares sugirió “quemarlos”.

Tras un simulacro de fusilamiento, finalmente los soltaron, les quitaron los teléfonos móviles y se marcharon con la amenaza de que los matarían si los miraban.

La región de la Araucanía, en el sur del país, es una de las más pobres y uno de los epicentros hace décadas del conflicto entre el Estado y los mapuches, quienes acusan a las autoridades chilenas de ocupar violentamente sus tierras en el siglo XIX y confinarlos en reservas.

Hace años que los indígenas exigen la restitución de esas tierras y algunos grupos suelen atacar maquinarias de empresas forestales y hostigar a los agricultores que explotan las zonas que ellos reclaman.

De los 10 militares, la Justicia decretó prisión preventiva para nueve de ellos por torturas, un delito que se pena con entre cinco y 10 años de cárcel, y estableció un plazo de tres meses para la investigación.