Diálogo y participación

Uruguay 

El compromiso de diálogo de Tabaré Vázquez con la oposición, así como su ofrecimiento de integrar los organismos estatales, afianzan la madurez democrática del país. Las señales que el oficialismo está enviando son positivas y demuestran su voluntad de lograr acuerdos claves con el espectro político. Aunque por supuesto eso no les prohíbe dar a conocer sus diferencias. 

Tabaré Vázquez- Foto: informarte.com.uyEditorial- La República (Uruguay) 

Cuando falta algo más de un mes para su asunción, el gobierno electo está enviando señales claras y positivas acerca de su voluntad de lograr acuerdos con todo el espectro político en asuntos clave para el país.

La Constitución no exige que los partidos de la oposición estén representados en los diversos organismos dependientes del Poder Ejecutivo. De modo, pues, que el presidente electo no está obligado a hacerlo y puede, perfectamente bien, integrar los directorios de entes autónomos y servicios descentralizados exclusivamente con figuras pertenecientes a su fuerza política o a partidos aliados; con excepción del primer gobierno del doctor Sanguinetti -que ofreció al Frente Amplio integrar algunos organismos- las restantes administraciones (Lacalle, Sanguinetti y Batlle) ningunearon a la izquierda no obstante el creciente respaldo electoral que iba teniendo el Frente Amplio.

En un país en que el electorado sigue, grosso modo, dividido en dos, aunque la participación de los partidos del llano en el gobierno no sea obligatoria, parece razonable y sensato que la oposición integre la conducción de entes, servicios y empresas públicas. Independientemente de la función de contralor que puede ejercer la oposición, es el camino más adecuado para plantear y definir políticas de Estado de mediano y largo plazo, luego de alcanzar consensos mínimos.

” Cuando falta algo más de un mes para su asunción, el gobierno electo está enviando señales claras y positivas acerca de su voluntad de lograr acuerdos con todo el espectro político en asuntos clave para el país “

El Uruguay está exhibiendo una madurez política que le permite ubicarse como uno de los países de democracia más plena del continente. Precisamente, el compromiso de diálogo con la oposición asumido por Tabaré Vázquez, así como su ofrecimiento de integrar los organismos estatales se inscriben en ese contexto de afianzamiento de la democracia.

Pero quizá lo más importante sea el hecho de que el ofrecimiento del presidente electo opera como una forma de comprometer a todo el espectro en la tarea gubernativa; al aceptar los cargos en los diversos entes y servicios, los partidos del llano asumen un compromiso que da una particular legitimidad a las políticas de Estado. Obviamente que tal circunstancia no los inhibe de ejercer su papel opositor, esto es, desconfiar, pedir informes, interpelar ministros y, en general, manifestar sus críticas al gobierno.

Finalmente, es preciso destacar la voluntad manifestada expresamente por el doctor Vázquez de achicar en lo posible todos los gastos superfluos del Estado que tanto irritan al ciudadano común.

El gobierno que se instalará el próximo 1º de marzo está caminando por la senda apropiada.

 

Leer el artículo aquí