Detuvieron al intendente de Río de Janeiro por corrupción

El pastor evangelista Marcelo Crivella, uno de los aliados más cercanos del presidente Jair Bolsonaro, fue detenido este martes acusado de participar de una red de sobornos originada en contratos públicos fraudulentos a solo 9 días de terminar su mandato. “Nadie hizo más que yo contra la corrupción en Río de Janeiro”, alegó Crivella antes de entrar en la sede policial. 

El alcalde es el máximo líder en funciones ejecutivas del partido Republicanos, la fuerza política de la pentecostal Iglesia Universal, a la que están afiliados dos hijos del presidente: el senador Flávio Bolsonaro y el concejal carioca Carlos Bolsonaro.

Un cambista ilegal de divisas que fue detenido en 2018, sostuvo que Crivella formaba parte de una red comandada por el empresario Rafael Alves, quien tenía incluso una oficina donde atendía a personas con contratos con la municipalidad de Rio y a quienes les cobraba sobornos para renovarlos.

Otras cinco personas fueron detenidas por la Policía Civil a pedido de la fiscalía y por orden de la jueza de segunda instancia Rosa Macedo Guita en el caso llamado “Cuartel General de la Coima”.

También fue detenido Mauro Macedo, extesorero de la campaña de Crivella a la reelección en noviembre pasado, en la que el actual alcalde fue derrotado por Eduardo Paes, quien asumirá el 1 de enero el cargo. Otro preso es el excomisario Fernando Moraes, famoso por haber comandado la división antisecuestros de la policía de Río.

El intendente además es aliado y exyerno de Edir Macedo, el magnate fundador de la Iglesia Universal, dueño también de la segunda cadena televisiva del país, Record, que se convirtió en un canal bolsonarista desde 2019.

Un mandato polémico 

El alcalde de la “ciudade maravillosa” termina de este modo su mandato marcado por innumerables polémicas, dado que el 1 de enero cederá el cargo a Eduardo Paes (MDB, centro-derecha), quien lo derrotó en las elecciones de noviembre por casi 30 puntos de ventaja (64% a 36&).

Durante todo su mandato, Crivella, de 63 años, fue objeto de varios procedimientos de destitución por malas prácticas y gestión deficiente.

El último fue motivado por un escándalo denunciado por TV Globo y apodado “Guardianes de Crivella”, un esquema mediante el cual funcionarios públicos intimidaban a los periodistas mientras trabajaban frente a los hospitales municipales, desbordados por la pandemia de coronavirus.

Crivella también fue acusado de mezclar política y religión y de favorecer a los miembros de su iglesia. En julio de 2018, según el diario O Globo, habría prometido durante un encuentro con pastores evangélicos que los fieles de la IURD tendrían prioridad para ser operados de cataratas en clínicas municipales.

Por otro lado, la fiscalía abrió recientemente una investigación por presunto uso de la Iglesia Universal para lavar dinero procedente de la corrupción.

También será recordado como el alcalde evangélico que inició una cruzada en la Bienal contra una historieta de Marvel que mostraba un beso entre dos superhéroes, supuestamente “inapropiadas” de acuerdo al intendente. Al conocerse la imagen, Crivella ordenó que los ejemplares del cómic fuesen retirados. Finalmente, la corte suprema de Brasil prohibió cualquier tipo de censura hacia publicaciones que aborden temas LGBT+, una gran derrota para el pastor.