Detuvieron al expresidente Michel Temer, “líder de una organización criminal”

La Policía de Brasil detuvo en San Pablo al expresidente Michel Temer, identificado como engranaje clave de un esquema de corrupción que funcionó en el Congreso antes y después de su gestión. En el marco de la investigación del Lava Jato, la Fiscalía acusó a Temer de de ser el principal líder de una organización criminal que incurrió en los crímenes de corrupción, peculado y lavado de dinero.

El Juez Federal de Río de Janeiro, Marcelo Bretas, emitió la orden con base en la delación premiada del operador del PMDB Lucio Funaro. Temer, quien terminó su mandato este primero de enero, había accedido al Palacio de Planalto tras haber impulsado un proceso de impeachment en el Congreso contra la entonces presidenta Dilma Rousseff.

De acuerdo al fallo del mandatario, Temer “es líder de la organización criminal aquí referida y el principal responsable por los actos de corrupción aquí descritos”. La Fiscalía explicó que la investigación analiza el caso bautizado como “radioactividad”, una operación que incluyó “crímenes de corrupción, desvío de fondos y blanqueo de dinero debido a posibles pagos ilícitos” efectuados por un empresario “para la organización criminal liderada por Michel Temer”.

La prisión preventiva contra Temer y sus presuntos cómplices se justifica, según el MPF, por la sospecha de que forman “una organización criminal en plena actividad, envuelta en hechos concretos de clara gravedad”.

Según Funaro, el expresidente habría sido beneficiado por coimas en tres oportunidades: en el contrato de la central nuclear de Angra, en los esquemas de coimas en el Puerto de Santos y también por transferencias del Grupo J & F, de los hermanos Joesley y Wesley Batista. Según él, Temer también se beneficiaba directamente por el dinero de coimas que recaudaba Cunha para abastecer la caja del partido.

La investigación en este caso se basó en la denuncia hecha por el propietario de la empresa Engevix, José Antunes Sobrinho, que aceptó colaborar con la Justicia y delatar a sus cómplices en diferentes corruptelas a cambio de la reducción de sus condenas.

El empresario aseguró que, a petición de Joao Baptista Lima Filho, pagó sobornos para adjudicarse un contrato en la construcción de la central nuclear Angra 3, y que estos pagos para favorecer a líderes del MDB eran de conocimiento de Temer y de Wellington Moreira Franco, el ex ministro de Minas y Energía. “El soborno fue pagado a finales de 2014 con transferencias sumando 1.091.000 reales (unos 287.105 dólares) a la empresa PDA Projeto e Direcao Arquitetonica, controlada “, agrega el comunicado.

Los investigadores cruzaron la información brindada por Funaro con documentos que dan cuenta de transferencias al exterior de dos financistas de ese país, Vinicius Claret Vieira Barreto y Claudio Fernando Barboza de Souza, a las cuentas de Altair Alves Pinto, apuntado como operador de Eduardo Cunha, expresidente de la Cámara de Diputados.

Altair fue identificado por los financistas como “el hombre de la maleta” que transfería dinero a Temer y a Cunha, quien ya está cumpliendo una condena por corrupción. Ambos lideraron la propuesta de destitución de la exmandataria del PT, de quien nunca pudieron evidenciar una prueba de las acusaciones en su contra.

Temer está siendo trasladado al aeropuerto de Guarulhos, donde va a embarcarse en un vuelo hacia Río de Janeiro en un avión de la Policía Federal. A poco de haber sido detenido, el exmandatario habló por teléfono con un periodista de CBN, a quien le dijo que la orden de prisión en su contra “es una barbaridad”.