Detuvieron a un policía por dejar ciego a un joven durante las manifestaciones del año pasado

La Policía chilena detuvo este viernes a un expolicía como el presunto autor de los disparos que dejaron ciego a un joven durante las protestas en Chile a finales del año pasado. Gustavo Gatica, de 21 años, recibió disparos de balines de goma en sus dos ojos durante la jornada de protestas del 8 de noviembre, durante la represión de Carabineros en el centro de Santiago.

Nueve meses después, la investigación entre la Fiscalía y la Policía de Investigaciones (PDI) derivó en la detención de Claudio Crespo, un exteniente-coronel de las Fuerzas Especiales de la Policía, como supuesto autor de esos disparos.

El jefe nacional de derechos humanos de la PDI, el prefecto Juan Carlos Carrasco, indicó a la prensa que al detenido se le imputarán los cargos de “apremios ilegítimos y lesiones graves gravísimas”. El acusado fue dado de baja de la Policía por manipular las imágenes de las cámaras corporales que utilizaban los uniformados en las protestas.

Carabineros fue acusado por instituciones y agrupaciones nacionales e internacionales de violar los derechos humanos durante las manifestaciones sociales que estallaron en Chile el 18 de octubre, tras el uso reiterado de escopetas antidisturbios de balines de goma y perdigones contra los manifestantes.

Más de 400 personas recibieron el impacto de estos proyectiles en la cara y quedaron con lesiones oculares y pérdida de visión y globos oculares.

El caso de Gatica fue el más grave, ya que perdió la visión de ambos ojos, junto al de Fabiola Campillai, quien recibió en su rostro el impacto de una bomba lacrimógena cuando caminaba cerca de una manifestación.

El director del estatal Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Sergio Micco, valoró la detención del expolicía y destacó la repercusión nacional e internacional que ganó el caso de Gatica, junto con la importancia de esta investigación para el devenir en el resto de casos de lesionados oculares.

Por su parte, la directora de Amnistía Internacional para las Américas, Erika Guevara-Rosas, indicó a través de la red social Twitter que “es crucial” investigar a los mandos superiores de Carabineros “para evitar la impunidad en las violaciones a los DDHH”.

Las protestas en Chile se saldaron con al menos 30 fallecidos, miles de heridos y detenidos, y diversas investigaciones contra la Policía por acusaciones de abuso de autoridad, detenciones ilegales y torturas.