Después del asesinato de un joven mapuche, Chile reconocerá a los pueblos indígenas en su Constitución

Tras la muerte del joven mapuche, en noviembre pasado, asesinado de un tiro en la nuca por parte de un carabinero, el gobierno de Sebastián Piñera prometió enviar al Congreso un proyecto de ley para reconocer constitucionalmente a los pueblos indígenas de Chile, una de las históricas reivindicaciones de la comunidad mapuche.

El anunció lo hizo Andrés Chadwick, ministro de Interior, señalado como el responsable político del asesinato del joven mapuche Camilo Catrillanca. Lo dijo mientras era interpelado por la Cámara de Diputados por este episodio.

«El Presidente va a enviar durante este mes la reforma constitucional de reconocimiento de los pueblos indígenas», señaló el ministro durante la interpelación liderada por la diputada mapuche, integrante del partido socialista, Emilia Nuyado.

Las comunidades mapuches chilenas habitan mayoritariamente la región sur de la Araucanía. El reconocimiento de estatus de pueblo originario en la Carta Magna es un pedido histórico de los mapuches, que mantienen una larga lucha para recuperar sus tierras ancestrales que actualmente están en manos de empresas forestales.

La muerte de Catrillanca, de 24 años, en manos de la Policía chilena, provocó la renuncia de varios mandos medios y abrió una causa judicial que imputó a cuatro policías que a mediados de noviembre participaron del operativo policial en donde el joven fue asesinado. Catrillanca manejaba un tractor cuando fue alcanzado por la bala.

En simultáneo a la interpelación, Piñera volvió a respaldar a su ministro. «El ministro ha actuado cumpliendo con su deber en forma firme, prudente y transparente», publicó el mandatario en su cuenta de la red Twitter.

A pesar de que la interpelación terminó sin consecuencias para el ministro y con la creación de una comisión investigadora por la muerte de Catrillanca, la diputada Nuyado destacó el valor de la instancia por «plantear a la sociedad como se ha asesinado, callado e invisibilizado a los pueblos mapuches».

Tras su llegada al poder en marzo, Piñera lanzó un nuevo plan para la Araucanía que busca combatir la delincuencia y «el terrorismo» en la zona. La Justicia sin embargo no ha comprobado la existencia de grupos terroristas y ha señalado a grupos aislados como responsables de ataques incendiarios en su mayoría sobre maquinarias.