Desesperada búsqueda en Chile de Tomás, un nene de tres años que se perdió en el bosque

ue La desaparición de Tomás, un niño de 3 años, en el sur de Chile conmocionó al país y obligó a las autoridades a desplegar un gran operativo de búsqueda para tratar de encontrarlo. El nene está desaparecido desde el 17 de febrero y aún no pudieron dar con datos que den cuenta de su paradero. Se barajan distintas hipótesis, que van desde una travesura que salió mal hasta un secuestro

El operativo de rastrillaje movilizó a 400 personas, entre policías, brigadistas forestales y bomberos, además de decenas de vecinos del sector rural de Caripilun, un pueblo agrícola en la región del Biobío, 600 kilómetros al sur de la capital, donde el niño fue visto por última vez.

Según detalló la familia, Tomás salió de casa acompañado de su tío abuelo, para buscar el ganado en un sector cercano al domicilio familiar, cuando el adulto lo perdió de vista durante unos minutos hasta percatarse de que el niño había desaparecido. Por el momento no hay ningún detenido. 

Fuentes del equipo de bomberos especializado en búsqueda y rescate USAR (por sus siglas en inglés, Urban Serach and Rescue) resaltaron que no descartan encontrar al niño con vida.

“Buscamos en todos los sectores, tanto de agua como por tierra. Les entregamos instrucciones a la PDI para que metieran equipos en el cauce del río, porque hay zona en las que no se ha podido buscar bien en jornadas anteriores”, explicaron. 

Desde el miércoles, las redes sociales se llenaron de imágenes del rostro de Tomás y miles de internautas se volcaron para colaborar en la búsqueda y apoyar a la familia.

“Quizás el niño se fue por el cerro o quizás salió a la calle. Nosotros pedimos que abarquen más, porque llevamos dos días buscando en un mismo lugar y no se ha encontrado nada”, se quejó  una tía del niño, Daniela Salazar.

El intendente de Biobío, Patricio Kuhn, manifestó este sábado que “la zona de rastreo se ha ido ampliando progresivamente en base a cuadrantes” pero que “el tiempo juega en contra”.

“Estamos esperanzados de que la suma de todos estos trabajos, voluntarios y gente que quiera ayudar finalmente nos lleve al resultado que todos queremos que es encontrar a Tomás”, agregó.

Las hipótesis

La Policía de Investigaciones del Biobío trabaja dos posibles hipótesis. “Pudo haber sido un hecho accidental, o haber existido la intervención de terceras personas”, manifestó Carlos Sanhueza, jefe regional subrogante. 

El padre de Tomás, Moisés Bravo  no cree en la versión del tío abuelo. Según sus palabras, luego de que Jorge Vargas intentara encontrarlo, “en vez de avisar fue (a la localidad de) Arauco a verse el tarot. Después de eso avisó”.

La reacción del tío, a juicio del padre del menor es, a lo menos, sospechosa. Algunas personas no se explican por qué “no avisó de inmediato. Cualquiera se va desesperado a la casa a decir lo que pasó”, según las palabras del papá.

Sumado a eso, en las últimas horas se inició una indagatoria en contra de un vecino de la familia que contaría con antecedentes penales, y que habría estado en el sector el día que desapareció Tomás.