Deportaron a un argentino de EE.UU. por denunciar irregularidades en una prisión para inmigrantes

Claudio Rojas, un ciudadano argentino que denunció irregularidades en el manejo de un centro de detención de inmigrantes en Florida, fue deportado esta mañana por las autoridades estadounidenses, según denunció una congresista opositora que intentaba mantenerlo en el país. Rojas estuvo detenido siete años en el Centro Transicional de Broward. Luego de ser liberado contó cómo se maneja ese centro de detención en un documental que narra su historia de vida y la de dos jóvenes activistas que se infiltraron en dicha prisión.

«Estoy muy molesta porque Claudio Rojas está siendo deportado esta noche por ICE (la Oficina de Inmigración y Aduanas)», escribió la congresista demócrata Debbie Mucarsel-Powell, en su cuenta de Twitter y calificó la expulsión del país como un acto «inhumano, cruel y políticamente motivado».

Unas horas antes, la abogada de Rojas, Sandy Pineda, había advertido que la deportación parecía inminente porque las autoridades estadounidenses no estaban respondiendo a sus pedidos para diferir la decisión.

Rojas entró por primera vez a Estados Unidos en el año 2000 con una visa por 90 días y se quedó trabajando como jardinero y obrero hasta 2010, cuando comenzó a tener problemas para mantener su status legal migratorio.

Según la abogada, había pedido a ICE que investigara a un antiguo empleador del argentino por presunto abuso laboral.

Pese a las quejas de Rojas, fue detenido y pasó siete años detenido en el Centro Transicional de Broward, situado en Pompano Beach, en el sureste de Florida, una institución operada por la empresa privada Geo Group.

Luego de ser liberado, el argentino denunció irregularidades en el manejo del centro de detención en un documental que narra la historia real de su detención y de dos jóvenes activistas que se infiltraron en el centro de inmigrantes de Broward.

El 27 de febrero pasado, unos días antes de que el documental, titulado Los Infiltrados, se estrenara en el Festival de Cine de Miami, Rojas fue detenido nuevamente y la Justicia amenazó con deportarlo. La congresista demócrata Mucarsel-Powell calificó la deportación del ciudadano argentino como «una represalia» por sus denuncias.