Denunciaron torturas y ejecuciones sumarias durante el sangriento operativo en Vila Cruzeiro

Un representante de la Orden de Abogados de Brasil (OAB) confirmó que hay evidencia de “tortura” y “ejecuciones sumarias” en algunos de los cuerpos hallados después de la operación policial que mató a más de 25 personas el martes en una favela de Río de Janeiro.

“Vimos un cadáver que tenía la cara cubierta con un polvo blanco, que parecía cocaína”, describió el jefe de la comisión de derechos humanos de la OAB en Río, Rodrigo Mondego. “Los que mataron a esta persona le esparcieron cocaína en la cara y posiblemente le obligaron a comerla, esto es un acto de tortura”, dijo, y agregó que hubo testimonios de personas asesinadas con armas blancas.

Según el último informe de las autoridades sanitarias que llevaron un registro de los cadáveres, 26 personas murieron durante el allanamiento policial del martes en Vila Cruzeiro, una favela del norte de Río. Entre las víctimas fatales hay una mujer que falleció víctima de una bala perdida.

Pero la policía de Río, que dijo haber sido recibida con intensos disparos, rechazó la cifra, aseguró que son 23 los muertos, y sostuvo que tres cuerpos procedían de otra favela a cinco kilómetros de distancia, donde se alegan enfrentamientos entre narcotraficantes.

Mondego señaló que el martes pasado fue a Vila Cruzeiro con miembros de la Defensa Pública, mientras aún se desarrollaba el operativo, a pedido de representantes de una asociación de vecinos. “También sospechamos de un gran número de ejecuciones sumarias; los testigos nos dijeron que hombres que se habían entregado a la policía habían sido fusilados en el bosque”, en la parte alta de la favela.

El propio informe policial confirma la violencia 

Según el letrado, el propio informe del operativo policial refuerza estas sospechas de ejecuciones extrajudiciales: “Si consultamos las estadísticas de todo el mundo, nunca veremos un tiroteo donde mueran más de 20 personas de un lado y ninguna del otro”.

El abogado acusó al presidente Jair Bolsonaro de transformar la Policía Federal de Carreteras (PRF, en portuqués) -que participó del operativo en cuestión- y “que siempre ha sido una policía muy popular”, en “una institución sanguinaria”.

Y agregó que “en la semana que participaron en una masacre en RJ, también mataron a un hombre con padecimiento mental”, en alusión a la muerte del brasileño de 38 años que fue asesinado dentro del baúl de una patrulla de la PRF.

Investigaciones en curso

El Ministerio Público Federal abrió el martes una investigación sobre “posibles violaciones” a los derechos humanos perpetradas por agentes en Vila Cruzeiro.

La redada policial del martes resultó ser la segunda más letal de la historia de Río en una favela. El triste récord data de hace un año, con 28 muertos, incluido un policía, durante una incursión policial en la favela de Jacarezinho.