Denunciaron a un ministro de Brasil por decir que los gays vienen de «familias desajustadas»

La Fiscalía General de Brasil denunció este lunes al ministro de Educación, Milton Ribeiro, por el delito de homofobia ante el Tribunal Supremo Federal. Ribeiro afirmó en una entrevista publicada en Estadao en septiembre de 2020 que un adolescente busca «andar el camino del homosexualismo» (sic) por vivir en un ambiente familiar «desajustado».

«El adolescente que muchas veces opta por andar el camino del homosexualismo tiene un contexto familiar muy próximo. Basta con investigar. Son familias desajustadas, algunas. Falta atención del padre, falta atención de la madre. El niño de 12, 13 años opta por ser gay porque nunca ha estado con una mujer de verdad, con un hombre de verdad», aseguró Ribeiro.

Antes de esa entrevista, Ribeiro ya había hecho declaraciones discriminatorias: «Cuando un niño tiene 17, 18 años ya puede elegir y eso no es normal. La biología dice que no es normal la cuestión de género. La opción que toma como adulto de ser homosexual, yo la respeto, aunque no estoy de acuerdo».

Después de las repercusiones que tuvieron sus declaraciones, el ministro de Educación intentó justificarlas y disculparse a través de su cuenta de Twitter: «A la luz de mis valores cristianos, registro mis más sinceras disculpas a quienes se sintieron ofendidos y afirmo mi respeto por cada ciudadano brasileño, cualquiera que sea su orientación sexual, posición política o religiosa».

Los argumentos de la denuncia por homofobia

El vicefiscal general Humberto Jacques de Medeiros consideró que las declaraciones de Ribeiro promueven prejuicios contra las personas homosexuales «colocándolas en el campo de la anormalidad» y «despreciándolas».

«Al decir que los adolescentes homosexuales proceden de familias desajustadas, el denunciado discrimina a los jóvenes por su orientación sexual y descalifica prejuiciosamente a las familias que los han criado calificándolas de desajustadas. Eso está fuera del campo del justo curso del orden social», argumentó De Medeiros.