Denunciaron a Luis Fernando Camacho por retirar la bandera wiphala de la gobernación de Santa Cruz

La bandera indígena wiphala, que representa principalmente a las culturas andinas de Bolivia y está reconocida por la Constitución como un símbolo patrio, generó una nueva polémica entre el Gobierno y el departamento de Santa Cruz, gobernado por el ultraderechista Luis Fernando Camacho

El gobernador cruceño, quien tuvo un rol preponderante durante el estallido que culminó con el golpe de Estado contra Evo Morales, ordenó el retiro de la wiphala durante los actos centrales en conmemoración a los 211 años del grito libertario de Santa Cruz que se realizaron este fin de semana. 

Por ese motivo, el gobierno de Luis Arce presentó una denuncia por “racismo y ultraje a símbolos patrios” por considerar que se incurrió en un “desagravio” a la bandera, al tiempo que los seguidores del Movimiento Al Socialismo (MAS) organizaron una marcha de rechazo frente a la sede gubernamental. 

El acto en cuestión, en el que Santa cruz “proclamó el grito libertario en contra del imperio español”, se realizó un acto “plagado de agresiones a las visitas del Gobierno nacional y con un discurso violento”, de acuerdo con los voceros del MAS.

Además de no saludar ni dejar hablar al presidente en ejercicio, David Choquehuanca, Camacho luego ordenó bajar la bandera que previamente había izado el vicepresidente.

Camacho, por su parte, apuntó que el izado de la bandera no estaba programado y que fue “una imposición”.

“La Wiphala es símbolo de unidad, no de división, y está en el ajayu de oriente y occidente de Bolivia. Es símbolo de paz y de reencuentro de los pueblos originarios del mundo que resistieron al racismo y al exterminio colonial. ¡Jallalla nuestra Wiphala!”, cuestionó el presidente Arce. 

El opositor Creemos, partido de Camacho, manifestó que los sucesos en el aniversario cruceño se tergiversan “para armar escenarios y continuar con la persecución política”.

También subrayó que Choquehuanca “en un franco intento de confrontación (…) extrajo de su bolsillo la wiphala” para izarla como “muestra de agravio” a los ciudadanos cruceños.