Denuncian en la ONU “el riesgo de un etnocidio en la Amazonía peruana”

El Estado peruano fue denunciado ante las Naciones Unidas por la mayor confederación de organizaciones indígenas de la Amazonia peruana. Afirman que los pueblos originarios se encuentran desprotegidos ante la pandemia de coronavirus y que está en marcha “un posible etnocidio generado por la inacción y discriminación” del gobierno.

La Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) envió una carta a los relatores de derechos humanos y de derechos de los pueblos indígenas del sistema de la ONU, en la que se responsabiliza a las autoridades peruanas de las consecuencias que el coronavirus pueda traer a los nativos amazónicos.

La confederación, que agrupa a unas 1.800 comunidades nativas, acusó al gobierno nacional y a los gobiernos regionales de «desatención evidente y reiterada discriminación» en los planes y estrategias para enfrentar el coronavirus.

La Aidesep remarcó que el Ejecutivo peruano aún no tiene un plan de atención de poblaciones indígenas para el coronavirus que incluya «una acción sistemática e intercultural», y lamentó que la prioridad haya sido las ciudades y las empresas.

Alrededor del 10 % de los más de 20.000 casos de COVID-19 registrados hasta ahora en Perú están en el territorio amazónico, que ocupa el 62 % de la superficie del país. Loreto, la región más grande, es la tercera en número de contagios a nivel nacional.

Tras los primeros casos de contagios comunitarios en población indígena registrados en Perú -una pareja del pueblo shipibo-konibo, en la comunidad nativa de Puerto Bethel, ubicada en la selvática región de Ucayali, que limita con Brasil- la reacción de las autoridades gubernamentales fue «lenta y sin orientación», denunció la Aidesep. Recién tres días después de que se conocieran los casos llegó una comisión con solo tres pruebas rápidas para una comunidad de 300 habitantes.

La denuncia ante la ONU también aseguró que las fuerzas se seguridad hasta ahora fueron «incapaces de hacer respetar la norma de cuarentena en diversos puntos de los ríos y carreteras amazónicas».

Los indígenas amazónicos peruanos solicitaron a la relatora especial de Pueblos Indígenas de la ONU y a la relatora sobre Derechos Indígenas de la Organización de Estados Americanos (OEA) que intervengan ante el gobierno para que demuestre con qué políticas y acciones ha previsto garantizar la supervivencia de los pueblos indígenas.

También instaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a iniciar una investigación y otorgar una medida cautelar inmediata para que el gobierno implemente acciones urgentes de emergencia sanitaria y desarrolle medidas de corte social para frenar el avance de la COVID-19 en los territorios indígenas.

El presidente peruano Martín Vizcarra reconoció la semana pasada que su gobierno se encuentra en deuda con las remotas comunidades amazónicas y andinas ante la emergencia sanitaria. Admitió que “las comunidades nativas son ahorita –y hay que reconocerlo– un sector que no está siendo atendido como debiera”.