Demoliendo roles: Cuba, pionera en garantizar la crianza compartida

Cuba es uno de los 15 países del mundo y el único en América Latina en garantizar las políticas básicas para facilitar la crianza compartida, de acuerdo a la ONU. Los padres cubanos tienen hasta un año de licencia de paternidad remunerada, lo que les permite compartir con su pareja la responsabilidad de cuidado y crianza del recién nacido, una medida estatal ampliamente requerida por los colectivos feministas de todo el mundo.

La ONU elogió las políticas públicas cubanas, las únicas de toda la región que reúnen tres políticas sociales y programas básicos para ayudar a madres y padres: guardería gratuita durante dos años, un mínimo 6 meses de licencia de maternidad remunerada y un total de 12 meses de licencia de paternidad remunerada.

Normalmente, las licencias de maternidad o reposos son dados a las mujeres unos meses antes del parto y tras el nacimiento del bebé; sin embargo, existen otros puntos importantes que las leyes de muchos países no tienen en consideración y que Cuba sí.

Según UNICEF, los gobiernos del mundo deberían garantizar guardería gratuita durante dos años, para que las madres puedan tener una vida laboral normal; seis meses de licencia de maternidad remunerada, para facilitar la lactancia materna; y licencia de paternidad remunerada, de tal forma que el padre pueda participar activamente de la crianza de su hijo.

“Hay cosas que no podemos compartir, como la incomodidad o el peso físico del embarazo, pero sí puedo estar ahí para [María, madre de su hijo, Oliver], para que aprendamos juntos y compartamos este viaje”, afirmó uno de los padres entrevistados por UNICEF.

Cuba aprobó en 2003 el Decreto-Ley número 234, para conceder nuevos derechos a las madres trabajadoras durante el embarazo y entre sus aspectos más significativos incluyó la posibilidad de elegir quién disfruta de la licencia laboral dentro del grupo familiar.

Según el decreto, una vez concluida la licencia postnatal, así como la etapa de lactancia materna que debe garantizarse para propiciar el mejor desarrollo de niños y niñas, la madre y el padre pueden decidir de mutuo acuerdo cuál de ellos cuidará a su hijo el resto del tiempo, hasta el primer año de vida.

Cuando los padres se quedan cuidando a los hijos, las madres trabajadoras incorporadas al empleo, al vencer el período de licencia postnatal, tienen derecho a una hora diaria libre para la lactancia, hasta que el bebé tenga un año.

El estudio de Unicef, no obstante, indicó que pese a los programas, ”las normas sociales y las barreras estructurales” que hay en Cuba dificultan que los hombres participen de manera equitativa en todas las etapas de la crianza de los hijos.

“Sólo el 18% de los padres participan en actividades educativas con sus hijos durante la primera infancia; sólo un 33,2% de los niños menores de seis meses de edad reciben los beneficios de la lactancia materna exclusiva, y sólo 125 padres pudieron disfrutar su licencia por paternidad entre 2003 y 2014”, aclararon.