Del gabinete de Petro a la Alcaldía

Colombia

El presidente Juan Manuel Santos designó el lunes como Alcalde de transición de Bogotá a María Mercedes Maldonado, quien ocupaba la secretaría de Hábitat de la ciudad. Es una decisión que busca calmar los cuestionamientos al mandatario por no haber mantenido en la jefatura de gobierno a Gustavo Petro. Maldonado quiere dar estabilidad y continuidad al proyecto que había en la capital.

La Silla Vacía (Colombia)

Diecinueve días después de haber recibido oficialmente la terna para encargar un alcalde de Bogotá, el presidente Juan Manuel Santos designó esta mañana a la secretaria de Hábitat María Mercedes Maldonado como la nueva mandataria de la ciudad. La tercera mujer que llega a ese cargo como encargada. Con esa movida, Santos calma los ánimos de una opinión pública molesta por la demora de su decisión, que ya le había comenzado a cobrar en las encuestas el no haber mantenido en el cargo al titular Gustavo Petro. Y también se asegura al haber escogido a la ternada que menos molestias políticas podría causarle en la recta final de las presidenciales.

Pero además, al haber esperado hasta después de Semana Santa para elegir a Maldonado, el Presidente garantiza para su campaña de reelección que las elecciones atípicas en Bogotá serán hasta después de la segunda vuelta presidencial, algo que quería desde un principio.

A Santos no le convenía que las atípicas en Bogotá coincidieran con las presidenciales (primera vuelta el 25 de mayo y segunda vuelta el 15 de junio) porque corría el riesgo de que sin un candidato fuerte, el suyo perdiera frente al petrismo indignado o al uribismo, que tiene el partido más votado en la capital en las recientes legislativas, y eso generara un impacto negativo en su campaña de reelección.

“Aunque Santos logró que no coincidieran las dos elecciones, lo que sí es inevitable para él es que las dos campañas se hagan de forma paralela lo que de todas maneras sí podría generar escenarios que no le favorecen. Por un lado, la izquierda puede hacer campaña sobre el caballito de que Santos no acató las medidas cautelares de la CIDH que hubieran mantenido a Petro en su cargo. Por otro lado, el uribismo, fortalecido en Bogotá en las legislativas, querrá quedarse con la Alcaldía y arreciará sus críticas al Presidente”

Por eso, para sus intereses electorales era mejor designar alcalde de Bogotá tras este mini receso laboral para que los tiempos no coincidieran: luego de designar a la nueva mandataria, Santos tiene que sacar otro decreto convocando a las elecciones atípicas que deberán realizarse 55 días después de hacer ese llamado. Algo que podría haber hecho al mismo tiempo pero que se abstuvo de hacer.

Aunque Santos logró que no coincidieran las dos elecciones, lo que sí es inevitable para él es que las dos campañas se hagan de forma paralela lo que de todas maneras sí podría generar escenarios que no le favorecen. Por un lado, la izquierda puede hacer campaña sobre el caballito de que Santos no acató las medidas cautelares de la CIDH que hubieran mantenido a Petro en su cargo. Por otro lado, el uribismo, fortalecido en Bogotá en las legislativas, querrá quedarse con la Alcaldía y arreciará sus críticas al Presidente. De hecho, podría darse el escenario de que quedaran haciendo campaña al tiempo Santos y su primo doble Pacho Santos que podría jugar en las atípicas.

En cualquier caso, eso sí, con María Mercedes Maldonado Santos tendrá en la Alcaldía de Bogotá la figura más inofensiva políticamente hablando de las tres que conformaban la terna.

Semana (Colombia)

Este lunes, Maria Mercedes Maldonado fue elegida alcaldesa (e) de Bogotá y estará en el cargo hasta que los bogotanos decidan, en unas elecciones atípicas, quién terminará el gobierno de la capital. Aunque Maldonado no sabe por cuánto tiempo encabezará el gobierno Distrital, tiene claro cuáles son los proyectos vitales para la ciudadanía y en los que deberá enfocarse. La nueva mandataria habló con Semana.com.

– ¿Cuál es el ingrediente femenino que le traerá a Bogotá?

– Reconozco que hay una reivindicación de los movimientos de mujeres, en cuanto a una mayor participación en política y cargos públicos, pero creo que no es un tema de género.

-¿Qué cree que va a pasar con Gustavo Petro en el Consejo de Estado?

– No sabemos cuál será el resultado, pero como se están tramitando unas medidas cautelares dentro de la acción de nulidad que él presentó, esperamos que se resuelva muy rápido a favor del alcalde Petro. 

– Usted dijo que es un cargo que tomará con mucha calma por el poco tiempo que puede durar, pero ¿qué es lo primero que llegará a hacer en la ciudad?

– Hay dos aspectos. Primero, trasmitir un mensaje de estabilidad dentro de la difícil situación que ha vivido el gobierno de la ciudad, al interior del equipo y a la ciudadanía. Es decir, al hacer parte del gabinete de Petro, creo que puedo dar continuidad y estabilidad al gobierno de la capital y a la relación con los ciudadanos. En cuanto a los temas de la Alcaldía, trabajaré fuertemente en la ejecución de las metas del plan de desarrollo, reforzar los avances que tenemos, acelerar los puntos donde hay más problemas en cuanto al avance de metas y atender los temas más puntuales y de mayor impacto para los ciudadanos: movilidad y seguridad.

– Y dentro de esos temas, ¿cuáles serán sus primeros pasos?

– Prefiero no pronunciarme frente a algo en específico hasta ponerme al día sobre los distintos proyectos. Pero parte de esa estabilidad será concretar un trabajo de articulación de los equipos que conforman la Administración.

– ¿Cuáles son los proyectos que asumirá con premura? 

– Un plan de desarrollo es bastante amplio, están todas las políticas económicas, sociales y ambientales del Distrito, pero sí hay unos muy importantes para ejecutar. Fácilmente uno podría decir que hay diez, con un conjunto amplio de metas. Para mí, será asumir de una manera integral el tema de movilidad, hoy día, como una política social, porque las posibilidades de moverse en la ciudad son vitales para casi todos los habitantes de la misma. Además, hay que reforzar los programas de primera infancia, educación y la construcción de un nuevo modelo de salud pública, pues son proyectos muy importantes para todos nosotros.

– ¿Qué dejó pendiente en la Secretaría de Hábitat?

– Los problemas de disponibilidad de suelo para construcción de Vivienda de Interés Prioritario (VIP), pues se ha paralizado por razones: ambientales, de riesgo y del gobierno nacional, además de que había muy poca oferta. El año pasado se nos fue estructurando los proyectos, ahora hay que agilizarlos, ya que están en cola proyectos para construir otras 20.000 viviendas de VIP. El gran reto de Hábitat es mejorar la localización de la vivienda de más bajos recursos y la construcción de VIP en el centro ampliado, pues el porcentaje es muy bajo y ha habido decisiones normativas que la obstaculizaron, por ejemplo, la caída del POT. 

– Esa caída del POT, ¿cómo afectó a Bogotá?

– Como las medidas cautelares se tomaron sin notificar a la Administración, por decretarse de urgencia, no hemos tenido oportunidad de plantear la defensa. Lo más grave es que siempre que cambia un POT hay unas reglas de transición y como aquí la decisión fue tajante y no tuvo en cuenta esa transición, se detienen proyectos que ya estaban a punto de obtener una licencia. Bogotá ha mantenido su dinámica, pero hay un rezago en el tema de VIP. Estamos haciendo el barrido de cuántos proyectos se quedaron sin lograr una licenc
ia, que es el tema más grave desde el punto de vista de Hábitat. Y en general, en la Admiración, se decretó la suspensión del POT porque había una supuesta inseguridad jurídica y creo que la suspensión no resuelve ese problema, sino que genera más. 

– La ejecución es el tema más cuestionado a Gustavo Petro, ¿cómo piensa sacarle a la Bogotá Humana esa astilla? 

– En cuanto a ejecución presupuestal, este año hemos tenido aumentos muy grandes para ciertos sectores, hay un desempeño aceptable. En cuanto a las metas, hay programas muy avanzados. El plan de desarrollo se aprobó a mediados del 2012, el primer semestre todavía se trabajaba con el presupuesto anterior, luego fuimos estructurando los proyectos y ahora es que estamos empezando a ver resultados. Así las cosas, hay que mirar cuáles son los atrasos por los procesos normales del sector público y cuáles programas son los que sí están atrasados por ejecución propia. Aún no puedo hacer un barrido y decir en cuáles debo poner el acelerador. Hay que concentrarse más en los temas estratégicos y relevantes para las condiciones de la ciudad, las transformaciones de las políticas públicas y trabajar con un seguimiento permanente.

– ¿A quién quiere ver como alcalde de Bogotá?

– Siempre, la mejor opción para Bogotá será que la gobierne el alcalde que sea legítimamente elegido, en este caso, la mejor opción es que regrese Gustavo Petro.

– ¿Cómo ve el manejo que le ha hecho el presidente Juan Manuel Santos al caso de Petro?

– Hay que mirar hacia el futuro. Estamos muy satisfechos de que, a pesar de que al principio se dijo que iba a haber demoras en el nombramiento de alguien de la terna, se tomó un periodo razonable para decretar la decisión. Hay un planteamiento de Santos de trabajar coordinadamente en favor de la ciudad y nosotros aceptamos esa propuesta. Queremos construir las mejores relaciones con el gobierno nacional. 

 

Leer artículo completo de La Silla Vacía aquí

Leer artículo completo de Semana aquí