“Deben contribuir más los que obtienen más ingresos”, López Obrador eliminó las condonaciones a las empresas ricas

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador se negó a que el Estado financie las deudas de los grandes empresarios y decretó que a partir de ahora las empresas más ricas deberán hacerse cargo de sus impuestos. El mandatario consideró “injusto” que mientras el “pueblo raso” paga, un “grupo selecto y privilegiado” pudo dejar de hacerlo, a partir de un gasto acumulado para el Estado de más de 400 millones de pesos en los últimos once años.

«Es acabar con privilegios fiscales, es hacer valer la Constitución en la letra y en el espíritu de que (…) deben contribuir más los que obtienen más ingresos», afirmó AMLO antes de firmar el decreto que elimina “las condonaciones a deudores fiscales con exenciones”.

El valor de las condonaciones acumuladas entre 2007 y 2018 -que se ejercieron a través de decretos del Ejecutivo federal- fue de 400.902 millones de pesos (unos 21.026 millones de dólares), detalló por su parte Margarita Ríos-Fajart, titular del servicio de Administración Tributaria de la secretaría de Hacienda. El 54% de esas condonaciones corresponden a solo 108 contribuyentes del sector privado, de los cuales muchos cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores.

Del 2013 al 2018, durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, la cifra se incrementó sustancialmente. Fueron 135.228 contribuyentes a quienes se eximió de pagar 238.971 millones de pesos (unos 12.472 millones de dólares).

«Lo más importante es poner ya un punto final a estas condonaciones excesivas, abusivas, injustas, porque esto ha significado una fuga de ingresos para la hacienda pública», recalcó López Obrador, quien aseguró que los expedientes de los contribuyentes ya condonados serán enviados al poder Judicial «para que resuelvan lo que proceda», con lo cual la medida también podría tener efecto retroactivo.

Sobre todo, porque la reserva de información dispuesta durante el gobierno de Vicente Fox (2000-2006), a través se del instituto de transparencia, rige hasta este año. Aunque algunos condonados ya se han amparado para proteger sus datos, se podrá dar a conocer la mayoría de beneficiados por esta medida, destacó el presidente.

Específicamente, las nuevas disposiciones señalan que «el Ejecutivo federal se compromete a no otorgar mediante decretos presidenciales o cualquiera otra disposición legal o administrativa condonaciones o eximir total o parcialmente el pago de contribuciones y sus accesorios a grandes contribuyentes y deudores fiscales», salvo que se necesite rescatar alguna región del país o rama económica de catástrofes meteorológicos, plagas o epidemias.