Una noche de política y comedia

Latinoamérica y El Mundo
Especial

Fue un espectáculo asombroso, un enfrentamiento entre la realidad y el entretenimiento. Ambos entraron al cuadrilátero como los candidatos más reprobados en la historia moderna del país. Las declaraciones cruzadas sobre los modelos económicos, la guerra contra Isis y el problema del racismo marcaron el debate. Un verdadero o falso de sus frases más polémicas.

David Brooks- La Jornada (México)

Nueva York.

Vinieron, vieron, pero no ganaron.

El concurso sobre quién sería el mejor comandante en jefe y cuál de estos dos integrantes del 1 por ciento más rico sería el que más beneficiaría a los más pobres acabó con Hillary Clinton acusando a Donald Trump de racismo y sexismo, y él lanzando uno de los peores insultos: que ella es sólo otra política profesional más.

Fue un espectáculo asombroso aun antes de empezar, un enfrentamiento entre la realidad y el entretenimiento, un combate entre un dueño de casinos, estrella de reality shows y el primer candidato presidencial sin previa experiencia política o militar contra una de las figuras políticas más experimentadas y representante por excelencia del establishment, quien seguramente aún no puede creer que está empatada en los sondeos con un bufón de semejante talla.

Por ello fue uno de los actos televisivos más vistos –se pronosticaban unos 100 millones de televidentes, cifra comparable con un evento como el Súpertazón–, ya que la gente lo sintonizó para ver sangre o comedia. Los análisis antes, durante y después del debate fueron como si se tratara de un campeonato de boxeo: quién dio un gancho al hígado, cuál fue la mejor combinación, cómo se portó el réferi.

El enfoque fue sobre si Trump podía presentarse más allá de un portavoz de sectores hartos con la cúpula política y económica del país y de corrientes reaccionarias y racistas y proyectar una imagen presidencial, o sea, si tenía un mínimo de conocimiento de los asuntos de Estado más importantes.

” Trump acusó que México se está robando nuestros empleos al afirmar que el defectuoso Tratado de Libre Comercio de América del Norte tiene que ser renegociado, ya que es el peor tratado comercial jamás pactado. México y China, afirmó, están destruyendo los empleo industriales de Estados Unidos; aseguró que él pondría fin a eso “

Para la candidata demócrata Hillary Clinton el enfoque fue cómo enfrentar al contrincante más inusual e impredecible en la historia política moderna y, a la vez, superar la falta de confianza popular que sigue padeciendo.

Al final de la noche no pasó nada dramático para cambiar de manera sustancial la percepción pública, aunque eso se comprobará en los próximos sondeos. Ambos compitieron sobre quién sería el comandante en jefe más feroz contra la amenaza del Estado Islámico, contra el crimen y la violencia dentro de Estados Unidos y quién generaría más prosperidad para la clase media.

México se presentó al inicio del debate, cuando les preguntaron sobre sus propuestas económicas. Trump acusó que México se está robando nuestros empleos al afirmar que el defectuoso Tratado de Libre Comercio de América del Norte tiene que ser renegociado, ya que es el peor tratado comercial jamás pactado. México y China, afirmó, están destruyendo los empleos industriales de Estados Unidos; aseguró que él pondría fin a eso y acusó a Clinton de ser la campeona de todos los acuerdos comerciales como estos. Clinton se limitó a declarar que favorecía tratados justos e inteligentes.

Batallaron sobre sus propuestas económicas. Ella dijo que sus políticas económicas sólo beneficiarán a los más ricos y que implicaban retornar a las mismas políticas que hicieron estallar la gran recesión de 2007. Él insistió en que era hora de que un empresario tomara las riendas del gobierno para finalmente poner orden y generar prosperidad en el país, algo que los políticos no saben hacer. Ella reviró: Donald, sé que vives dentro de tu propia realidad.

Se enfrentaron sobre el asunto de que Trump rehúsa difundir sus declaraciones fiscales. Él resaltó que lo haría después de concluir una auditoría, aunque las autoridades han dicho que eso no impide difundirlas. Clinton acusó que no quiere hacerlo porque tiene algo que ocultar, tal vez no es tan rico como dice, o tiene más deudas, o no ha pagado impuestos federales. Él no negó lo último. Para defenderse, dijo que estaría dispuesto a difundir su informe si ella revela los 33 mil correos electrónicos que han desaparecido de su cuenta.

En otro momento, ante una pregunta del moderador Lester Holt, de NBC News, sobre el asunto del manejo de los correos electrónicos durante su gestión como secretaria de Estado, algo que ha perseguido a la candidata a lo largo de esta contienda, Clinton reconoció otra vez que fue un error, no tengo excusas, asumo la responsabilidad. Trump la interrumpió y afirmó que fue una desgracia y que lo hizo a propósito.

” El debate giró hacia el asunto de la raza y el sistema judicial. Clinton hizo énfasis en que se requiere de una reforma al sistema de justicia penal porque ahí existe un racismo sistémico, mejorar las relaciones entre comunidades y policías y poner fin a la plaga de la violencia de armas de fuego. Trump declaró: necesitamos ley y orden “

El debate giró hacia el asunto de la raza y el sistema judicial. Clinton hizo énfasis en que se requiere de una reforma al sistema de justicia penal porque ahí existe un racismo sistémico, mejorar las relaciones entre comunidades y policías y poner fin a la plaga de la violencia de armas de fuego. Trump declaró: necesitamos ley y orden, sin lo cual no tendremos país. Resaltó la violencia en zonas urbanas marginadas y dijo que los afroestadunidenses y los hispanos están viviendo en el infierno en esas zonas, y por lo tanto se necesitan medidas para quitar las armas a la gente mala.

Fue en esta sección del debate cuando Clinton acusó a Trump de promover una mentira racista por cuestionar durante años si el primer presidente afroestadunidense había nacido en Estados Unidos. Recordó que en 1973, cuando Trump primero encabezó la empresa de bienes raíces de su padre, el Departamento de Justicia presentó una demanda judicial por prácticas de discriminación racial en su contra; él tiene una historia racista, aseguró. Trump intentó maniobrar, pero sólo ofreció una defensa torcida y poco coherente sobre el tema del acta de nacimiento de Barack Obama, acusando a Clinton de haber promovido esa acusación cuando hacía campaña contra Obama.

Sobre asuntos de seguridad nacional, los candidatos hablaron de la necesidad de enfrentar las ciberguerras. Trump afirmó que ahora tiene el respaldo de casi 200 generales y almirantes, así como los gremios de la Patrulla Fronteriza y los trabajadores de Migración y Aduanas. Insistió en que con Clinton y Obama Estados Unidos ha perdido el control sobre muchas cosas. Aseveró que el Isis (también conocido como Estado Islámico) fue posible por la manera en que Obama y Clinton se salieron de Irak, y que fue un error no tomar el petróleo de ese país. Clinton y el moderador subrayaron que Trump había favorecido la guerra contra Irak, pero él repetidamente dijo que eso era falso. Ambos prometieron derrotar al Isis.

Aquí entraron al terreno de quién tenía el mejor temperamento y cualidades para ser comandante en jefe. “Un hombre que puede ser provocado por un tuit no debería tener sus manos sobre los códigos nucleares”, atacó Clinton.

Trump replicó: yo tengo mucho mejor juicio que ella. Tengo mucho mejor temperamento, y aseguró que ella no tenía el aguante para ser presidenta. Agregó que ella tiene experiencia, pero es mala experiencia.

Al final, todo culminó con Clint
on diciendo que Trump es sexista por haber llamado a mujeres marranas y perras. Trump indicó que en los espots publicitarios Clinton lo ha acusado de muchas cosas falsas, y que se había detenido en atacarla de la misma manera. Se quejó de que esas son cosas muy poco amables.

Ambos entraron al cuadrilátero en la Universidad Hofstra, en Long Island, Nueva York, como los candidatos más reprobados por el electorado en la historia moderna del país. En el promedio de las encuestas nacionales principales del país, calculado por RealClearPolitics, Clinton gozaba este lunes de una ventaja de 1.6 por ciento y el margen de su ventaja en los estados claves se sigue reduciendo o está anulado.

 

Redacción- Sin Embargo (México) 

Trump y Clinton negaron haber hecho declaraciones de las que hay registros. A continuación, algunas de las afirmaciones en el debate y un contraste de ellas con los hechos:

TRUMP, negando las acusaciones de Clinton sobre que apoyó la guerra de Irak. “Incorrecto. Incorrecto”. Más tarde añadió: “Esto es una tontería de los medios tradicionales expresada por ella. Yo estaba en contra de la guerra en Irak”.

LOS HECHOS: No hay pruebas de que Trump se opusiera de forma pública sobre la guerra antes de la invasión estadounidense, pese a su insistencia en que lo hizo. En cambio, ofreció un tibio apoyo. Sólo empezó a expresar sus dudas sobre el conflicto mucho después de su inicio en marzo de 2003.

Su primera declaración pública sobre el tema se produjo el 11 de septiembre de 2002, cuando se le preguntó si apoyaba una posible invasión de Irak en una entrevista con el locutor de radio Howard Stern. “Sí, supongo”, respondió Trump.

El 21 de marzo de 2013, apenas unos días después del inicio de la invasión, Trump dijo que “parece un éxito tremendo desde un punto de vista militar”.

Más tarde ese año empezó a expresar sus dudas.

___

CLINTON, negando las acusaciones de Trump sobre que describió el Acuerdo Transpacífico, un pacto comercial conocido por sus siglas en inglés TPP, como “el patrón oro” de los acuerdos comerciales. “Sí dije que confiaba en que fuera un buen acuerdo”.

LOS HECHOS: Trump está en lo cierto. En un viaje a Australia como secretaria de Estado en 2012, Clinton describió el acuerdo que se estaba negociando como el “patrón oro” de los acuerdos comerciales. Lo defendió en otros lugares del mundo y no se limitó a expresar su esperanza de que saliera bien.

Clinton cambió de opinión para posicionarse contra el acuerdo en las primarias demócratas contra Bernie Sanders, que se oponía firmemente al plan.

___

TRUMP, cuando Clinton lo acusó de describir el cambio climático como un bulo inventado por los chinos: “No dije eso”.

LOS HECHOS: Sí lo hizo, en un tuit en 2012: “El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer no competitiva la manufactura estadounidense”. Más tarde dijo que estaba de broma, pero también reiteró la afirmación de que el cambio climático es un bulo y que beneficia a China.

En enero de 2014 tuiteó: “Nieva en Texas y Louisiana, temperaturas gélidas récord en todo el país y más allá. ¡El cambio climático es un bulo costoso!”.

___

TRUMP: “Llevo casi 15 años bajo auditoría”.

LOS HECHOS: Trump nunca ha ofrecido pruebas al público de que realmente esté bajo una auditoría. Una carta publicada por sus asesores fiscales no empleaba esa palabra y sólo describía que sus declaraciones fiscales estaban bajo una revisión continuada. Ése no es un término formal para ninguna acción que emprenda la Hacienda estadounidense (IRS, por sus siglas en inglés).

Trump se ha negado a presentar un aviso formal de auditoría del IRS y otros medios de comunicación. Ex funcionarios del IRS han expresado su escepticismo sobre que alguien pasara inspecciones tan frecuentes. Trump alude a una auditoría como el motivo por el que no publica sus declaraciones fiscales.

___

CLINTON, dentro de una lista de iniciativas que impulsan la economía, pidió “hacer que la universidad sea libre de deudas para que más jóvenes puedan tener una educación”.

LOS HECHOS: Clinton ha propuesto hacer gratuita la matrícula universitaria para los estudiantes residentes en el mismo estado, que vayan a una universidad pública. Pero la ausencia de matrícula no implica ausencia de deudas.

Según su plan, el gobierno pagaría las matrículas de centros públicos de educación superior a los estudiantes de ese estado que vengan de familias con ingresos de menos de 125 mil dólares anuales. Eso dejaría a los estudiantes el coste del alojamiento y manutención, que supone más de la mitad de los 18 mil 943 dólares de media que cuesta asistir cuatro años a una universidad pública, según el College Board.

A los expertos les preocupan otros efectos: ¿Y si los centros de educación superior suben la matrícula cuando empiece a pagarla el estado, elevando el coste para los contribuyentes? ¿Habrá más estudiantes en los centros públicos por el subsidio, lo que también subiría los costes?

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, escucha una pregunta de la candidata demócrata Hillary Clinton durante un debate presidencial,. 

TRUMP a Clinton: “Usted lleva peleando con ISIS toda su vida adulta”

LOS HECHOS: Hillary Clinton nació en 1947 y tiene 68 años. Alcanzó la mayoría de edad en 1965. El grupo extremista Estado Islámico proviene de una escisión de la rama de Al Qaeda en Irak en 2013, el año en que Clinton abandonó el Departamento de Estado.

___

TRUMP: “Mi padre me dio un pequeño préstamo en 1975”.

LOS HECHOS: Trump recibió mucho más que un pequeño préstamo. Además de un millón de dólares en financiamiento de su padre, Trump recibió avales bancarios, rescates y un adelanto de su futura herencia. Tim O’Brien señaló en un libro en 2005 que Trump no sólo recibió 10 millones de dólares adicionales de su futura herencia en momentos de dificultad, sino que heredó una parte de las propiedades de bienes raíces de su padre, que valían cientos de millones cuando se vendieron.

___

TRUMP: “No se aprende mucho de una declaración fiscal”.

LOS HECHOS: Los estadounidenses podrían obtener mucha información si el magnate publica sus declaraciones fiscales como han hecho otros candidatos a la presidencia.

Los ciudadanos encontrarían información vital sobre su fortuna, los impuestos que paga, intentos de evasión fiscal, cifras exactas de propiedades de bienes raíces y donaciones benéficas que no pueden desviarse desde otro origen. Por este motivo, todos los candidatos de los grandes partidos en los últimos 40 años han publicado al menos sus declaraciones fiscales de los años recientes.

___

TRUMP: “Nuestros empleos se están yendo del país, se están yendo a México y a muchos otros países… Ford se marcha, miles de empleos se van de Michigan, se van de Ohio”, dijo. “Se marchan, y se marchan a una escala más grande que nunca”.

LOS HECHOS: No hay datos oficiales sobre flujos de empleo entre países. Sin embargo, la economía estadounidense ha creado casi 14.9 millones de empleos desde 2010, cuando la economía tocó fondo tras la recesión.

Desde que GM y Chrysler se declararon en bancarrota, la industria automotriz e
n particular se ha recuperado y empezado a contratar. El sector ha añadido 300 mil empleos desde junio de 2009, cuando terminó la recesión. Ford anunció el traslado de su producción de vehículos pequeños a México, pero la empresa asegura que no recortará empleos en Estados Unidos por fabricará otros modelos en la planta afectada.

___

TRUMP: El presidente Barack Obama “ha duplicado (la deuda nacional) en casi ocho años. … Cuando tenemos una deuda de 20 billones de dólares y nuestro país es un desastre”.

LOS HECHOS: La preocupación manifestada por Trump sobre la deuda nacional oculta que sus propias políticas la aumentarían mucho más que las de Clinton, según la Comisión para un Presupuesto Federal Responsable, que es independiente de los partidos.

Los recortes fiscales de Trump incrementarían el déficit en 5 mil 300 billones de dólares en 10 años, determinó ese grupo, mientras que las propuestas de Clinton lo elevarían en 200 mil 000 millones de dólares.

Esos incrementos serían adicionales a las proyecciones ya efectuadas de un aumento de alrededor de nueve billones de dólares en la próxima década, según la Oficina de Asuntos Presupuestarios del Congreso. Para 2026, la deuda pública alcanzaría 23.3 billones de dólares según los planes de Clinton y 28.4 billones de acuerdo con los de Trump.

___

CLINTON: “Expertos independientes han visto lo que he propuesto, visto lo que ha propuesto Donald,y básicamente han dicho esto, que si su plan fiscal… entrara en vigor, perderíamos 3.5 millones de empleos y quizá tendríamos otra recesión. Han mirado a mis planes y han dicho… tendremos 10 millones de nuevos empleos”.

LOS HECHOS: Esas cifras vienen de un experto, el economista jefe de Moody’s Analytics Mark Zandi. Es un analista muy respetado, pero también uno que ha donado a la campaña de Clinton. Su estimación sobre que el plan de Trump costaría 3.5 millones de empleos se emitió en junio de 2016, y Trump ha modificado sus propuestas de rebajas fiscales y otras políticas desde entonces.

___

TRUMP: “La Reserva Federal, al mantener las tasas de interés en este nivel, está haciendo política. … La Fed está haciendo más política que la secretaria Clinton”.

LOS HECHOS: Esta es una afirmación recurrente de Trump sin que la respalde con pruebas. El trabajo de la Reserva Federal es contribuir a la mejora de la economía y en la medida en que eso suceda, tal vez se beneficien el gobernante en turno y su partido.

Sin embargo, ningún presidente puede ordenar a la Fed que haga cosas porque es una institución autónoma.

Durante la anterior dirección de Ben Bernanke y actualmente con la de Janet Yellen, la Fed ha suscitado controversia porque ha fijado la tasa de interés de corto plazo, que está bajo su control, en casi cero durante siete años.

Después de un incremento en diciembre, la tasa de interés continúa muy baja —entre .25 y .5 por ciento_, nivel que algunos economistas temen podría causar una burbuja en el mercado accionario e inflación.

Bernanke fue nombrado en un principio por el presidente republicano George W. Bush y mantenido en el cargo por el presidente Barak Obama.

Una razón por la que Yellen mantiene baja la tasa de interés es que en cierto sentido coincide con Trump en que es necesario fomentar la creación de puestos de trabajo para los estadounidenses.

Leer el artículo de La Jornada aquí 

Leer el artículo completo de Sin Embargo aquí