A propósito del progresismo

Latinoamérica

Las izquierdas y derechas utópicas suelen ignorar males concretos para soñar con bienes abstractos. Cuando surgieron los gobiernos populares en la región, por reaccionarios o por radicales, las dos le dieron la espalda. Aún cuando estas fuerzas consiguieron más de 100 millones de votos en las últimas elecciones, estos sectores los consideran como una nueva forma de dominación política.

Evo Morales

José Steinsgler- La Jornada (México)

Una jovencita manifestó su confusión con algo que apunté en mi último ar­tículo: la derecha es como la izquierda: una, múltiple e intercambiable.

Tiene razón. La primera parte de la frase suena a cinismo derechista, o desencanto izquierdista. En cambio, la segunda (“una, múltiple…”) fue disparada por hechos emblemáticos, como la desastrada historia de la Concertación, en Chile, y partidos políticos como el PSOE o Podemos, en España.

Las palabras… ¡ay! ¿Cuántos politólogos se han explayado sobre el significado de los vocablos izquierda y derecha? Veamos la dificultad para asimilarlos.

Primero: derechas que se niegan a ser tratadas como tales, y hasta se dicen de izquierda moderna.

Segundo: izquierdas ancladas en el clasismo del siglo XIX europeo, por no hablar de su insólita capacidad para fragmentarse, al tiempo de advertir que sólo con unidad se podrán concretar las utopías anheladas.

Un debate poco fructífero. En parte, porque algunas izquierdas carecen de lo que a las derechas sobra: voluntad de poder. Y luego, porque otras izquierdas creen que es posible cambiar el mundo sin tomar el poder.

Moción de orden. Si ambos vocablos se prestan a confusión… ¿por qué no revalorar términos como progresista y reaccionario? ¿No se trata de avanzar? Después de todo, un progresista difícilmente devendrá en reaccionario, mientras que un reaccionario siempre será…

Veamos al papa Francisco, a quien, sin ser de izquierda, nadie calificaría de reaccionario o derechista.

Con algunas derechas se puede debatir con seriedad: son progresistas. Con otras, jamás: son reaccionarias. Pero algo similar acontece con las izquierdas radicales o antiprogresistas.

” Primero: derechas que se niegan a ser tratadas como tales, y hasta se dicen de izquierda moderna. Segundo: izquierdas ancladas en el clasismo del siglo XIX europeo, por no hablar de su insólita capacidad para fragmentarse, , al tiempo de advertir que sólo con unidad se podrán concretar las utopías anheladas “

¿Qué ofusca más a las izquierdas? ¿Gobiernos progresistas que las despojan de su discurso, o gobiernos reaccionarios que, a más de negárselo, las exterminan?

Cuando a finales del decenio de 1960 aparecieron gobiernos progresistas encabezados por militares, izquierdas y derechas les sacaron la lengua. ¿Y el caso de Hugo Chávez? Felizmente, Fidel las llamó a sosiego y ya no guardan dudas de que el líder bolivariano fue un gran revolucionario.

Es claro que el subcomandante Marcos no se dejó engañar. Primer guerrillero de la historia que usó Internet, Marcos dijo hace unos años que Chávez y Cristina eran fenómenos mediáticos. Y Evo, un indígena de arriba. Y López Obrador, lo mismo que Salinas de Gortari.

Como fuere, sería injusto (o sea, reaccionario), restar méritos al movimiento políticamente antipolítico, que a finales del siglo pasado pegó un disparo certero en el cénit de la noche neoliberal.

No obstante, si todos los gobernantes de arriba fueran lo mismo, Lula, Cristina, Correa, Mujica, Dilma, Evo, serían como Menem o Fujimori. O asesinos seriales como Álvaro Uribe Vélez, y el recientemente destituido Otto Pérez Molina. Algunos dirán: ¡no es el caso de México! ¿De veras?

En México –país desangrado, violado, hambreado, despojado, explotado, alienado por Te­levisa, vigilado y monitoreado por el Pentágono–, Morena cosechó cerca de 16 millones de votos en 2012, situándose a sólo 3 millones del partido ganador. O sea que, subrayado, en condiciones de adversidad límite, las fuerzas progresistas de México pasaron a ocupar el segundo lugar en el continente, después de Brasil.

” ¿Qué ofusca más a las izquierdas? ¿Gobiernos progresistas que las despojan de su discurso, o gobiernos reaccionarios que, a más de negárselo, las exterminan? Cuando a finales del decenio de 1960 aparecieron gobiernos progresistas encabezados por militares, izquierdas y derechas les sacaron la lengua “

En los comicios presidenciales recientes, los partidos progresistas de América Latina consiguieron poco más de 100 millones de votos. En algunos países, más de 40 y 50 por ciento de los sufragios. Por consiguiente, hay que estar cu-cú para decir que el progresismo es una nueva forma de dominación.

Las izquierdas y derechas utópicas suelen ignorar males concretos para soñar con bienes abstractos. Por esto, un filósofo de barrio dijo que las utopías deben corregirse y actualizarse día tras día en cada esquina, conjurando rencores como el que María del Carmen Chichina Ferreyra guardó toda su vida.

Chichina (82 años) fue el gran amor de un joven rebelde al que ella siempre decía: Sos un utópico. Nunca vas a cambiar. Y él respondía: Sos vos la utópica. Nunca vas a cambiar.

En agosto pasado, en las elecciones primarias de Argentina, Chichina votó en favor de la coalición de partidos conservadores Cambiemos. El Che tenía razón. Ella nunca iba a cambiar. 

 

Leer el artículo aquí