Cumbre y contracumbre del Mercosur: encuentro de presidentes y manifestaciones de repudio

Los presidentes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay participaron de una nueva Cumbre de jefes de Estados del Mercosur, que se realizó en el Centro de Convenciones Estación Belgrano de Santa Fe, a la que asistieron también los mandatarios de Bolivia y Chile, países asociados al bloque. En paralelo a la reunión de mandatarios, organizaciones sociales y políticas marcharon para repudiar «el plan de ajuste y entrega de los gobiernos de Argentina y de Brasil», y manifestar su oposición al acuerdo con la Unión Europea (UE).

Además de Macri y Bolsonaro, participaron los presidentes Tabaré Vázquez (Uruguay) y Mario Abdo Benítez (Paraguay); sus pares de dos de los países asociados al Mercosur, Sebastián Piñera (Chile) y Evo Morales (Bolivia), como también representantes de Perú, Colombia, Guyana y Surinam.

Los ejes de la reunión fueron el acuerdo con la Unión Europea, la modernización del Mercosur en el plano institucional y burocrático y las negociaciones en curso para cerrar otro tratado comercial con el bloque del EFTA (países europeos que no integran la UE) y Canadá.

Desde el inicio de la semana se dispuso un fuerte operativo de seguridad en las inmediaciones de la sede que alojará la cumbre, que incluyó restricciones al tránsito y cambio de los recorridos de las líneas de colectivos. El dispositivo preventivo montado por la Policía local obedece a que se anunciaron manifestaciones de agrupaciones políticas y sindicales en distintos puntos de la ciudad de Santa Fe en rechazo al acuerdo del Mercosur con la UE.

En su discurso inaugural, Macri afirmó que el acuerdo con la Unión Europea «es un punto de partida» para que el Mercosur “vaya por más”. «Cuando hace tres años y medio asumí como presidente de la Argentina los invité a trabajar para que consolidemos juntos el Mercosur. Hoy estoy convencido de que es un espacio estratégico para fortalecer las relaciones económicas de nuestros pueblos y con el mundo», dijo el presidente argentino acompañado por el canciller Jorge Faurie, y los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, de Interior, Rogelio Frigerio y de Producción, Dante Sica.

Manifestaciones marcharon contra la cumbre

En paralelo a la cumbre de jefe de Estados, organizaciones políticas y sociales realizaron una marcha desde el centro de la ciudad de Santa Fe hasta la sede de la 54° Cumbre para repudiar «el plan de ajuste y entrega de los gobiernos de Argentina y de Brasil», y manifestar su oposición al acuerdo con la Unión Europea (UE).

Organizaciones como el Partido Obrero, el Partido Comunista, el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) y representantes de organismos de derechos humanos se concentraron en el Parque Alberdi, en el centro de la ciudad, y marcharon primero por avenida Rivadavia y luego por el bulevar Gálvez hasta las adyacencias de la Estación Belgrano, donde se desarrolla la cumbre.

Jorge Castro, del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH), explicó que se trató de «un acto político de la Multisectorial por los Derechos Humanos para expresar nuestro repudio, no al Mercosur, sino a los gobiernos que están llevando adelante un plan de ajuste y de entrega».

«Los presidentes (Mauricio) Macri y (Jair) Bolsonaro son la expresión más avanzada de ese proyecto, que está tejiendo nuevas cadenas de la dependencia, tanto de los países sudamericanos como del resto de Latinoamérica», añadió y agregó que el tratado firmado por la Unión Europea “es la expresión de que las multinacionales tienen garantizado que los pueblos van a pagar la deuda externa que se ha contraído».