En busca de una mayor igualdad

México 

La antropóloga Marta Lamas presenta un nuevo libro que busca generar conciencia sobre los derechos humanos. En “Cuerpo, sexo y polìtica”, la autora exige un juicio de igualdad de derechos para todas las personas a pesar de sus aspectos físicos, psíquicos y sus preferencias sexuales. Además, hace especial hincapié en las mujeres, que son víctimas de la estigmatización masculina.

Visa y Estilo

Fabiola Palapa Quijas- La Jornada (México) 

La antropóloga Marta Lamas, icono del feminismo mexicano, presentó el martes su libro Cuerpo, sexo y política, con el que busca contribuir al respeto de los derechos de todas las personas sin importar aspecto físico, prácticas sexuales e identidad síquica.

Para la académica y fundadora de la revista Debate Feminista, la problemática de los derechos humanos es relevante, porque se trata de reivindicar las diferencias, y al mismo tiempo exigir un juicio de igualdad de derecho para todas las personas, independientemente de cómo se vean físicamente, de quién se enamoran o se relacionan; es trabajar con el tema de la igualdad y la diferencia.

El libro, coeditado por Océano y Debate Feminista, reúne ensayos en los que la autora plantea argumentaciones e informaciones que sirven para revisar una determinada simbolización de las mujeres y los hombres.

En la presentación, que se realizó en el Centro Cultural Bella Época, Marta Lamas estuvo acompañada por Raquel Serur, Gabriela Cano, José Woldenberg y Rodolfo Vázquez, así como amigos y admiradores que abarrotaron el lugar.

La especialista en lenguas inglesas Raquel Serur subrayó el trabajo de investigación de la autora y se refirió en particular al ensayo Las putas honestas, ayer y hoy, en el que aborda un tema del que muchas personas no sólo no se ocupan, sino que rehúyen.

El tema de las trabajadoras sexuales, recordó Serur, es una investigación antropológica que Lamas inició hace muchos años y cuyo primer fruto fue su tesis de maestría en la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

“Para la académica y fundadora de la revista Debate Feminista, la problemática de los derechos humanos es relevante, porque se trata de reivindicar las diferencias, y al mismo tiempo exigir un juicio de igualdad de derecho para todas las personas”

Lamas señala cómo la estigmatización que sufre este segmento de la población femenina está tan arraigada en nuestra idiosincrasia, que un cambio presupondría una transformación radical de los usos y costumbres. Estos cambios en la concepción de lo propio de los hombres y lo propio de las mujeres no se puede dar de manera expedita, porque implicaría una redefinición simbólica de lo que se espera de ambos en nuestro entorno social, sostuvo la académica de la Universidad Nacional Autónoma de México.

A manera de conclusión, Serur afirmó que sólo la educación es capaz de modificar nuestra manera de pensar, y el ensayo de Marta Lamas reduca, nos da mucho en qué pensar con bases sólidas y bien documentadas.

José Wolderberg señaló que la obra de Lamas, cuyos temas son prostitución, aborto y orientación sexual, tiene una nítida orientación política: contribuir a anular la discriminación. No se trata de negar las diferencias sexuales, sino de combatir una cierta codificación de las mismas, que ha segregado y oprimido a quienes se salen del cartabón establecido.

Afirmó que el problema no debería ser la diferencia que nos enriquece, sino la forma de procesarla, asumirla, calificarla y vivirla; la forma en que la diferencia se transforma en desigualdad, opresión, estigma.

En la presentación de Cuerpo, sexo y política también participó la historiadora Gabriela Cano, quien comentó que el hilo conductor de la obra es la preocupación política, ya que la autora reflexiona sobre el género y aprovecha las posibilidades analíticas para estudiar el comercio sexual, los efectos del aborto y la bioética.

Cano aseguró que Lamas aspira a poner fin a ese sufrimiento que es consecuencia del poder cultural de género y de la discriminación que desata.

El filósofo argentino Rodolfo Vázquez calificó a Lamas como una feminista de las diferencias, pero bajo un trasfondo de igualdad, sin humillaciones ni discriminaciones.

 

Leer el artículo aquí