Cuba probará sus vacunas anticovid en niños y adolescentes

Cuba anunció que iniciará un ensayo clínico en población infantil con dos de sus candidatas a vacunas contra el covid-19, concebidas y desarrolladas en la isla. El estudio aprobado ayer se “realizará en las edades comprendidas entre 3 y 18 años, divididos en dos grupos, comenzando por los adolescentes de 12 a 18 años, seguido del grupo de niños de 3 a 11 años”, indicó el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (Cecmed).

El ensayo tiene “como objetivos evaluar la seguridad, la reactogenicidad y la inmunogenicidad” en los menores de los candidatos vacunales Soberana 2 y Soberana Plus, añadió. 

Las autoridades informaron que la aprobación de este nuevo ensayo clínico obedece al incremento de casos positivos de covid-19 entre niños, y a la seguridad que mostraron estos inmunizantes en otros ensayos clínicos realizados en el país.

“Han demostrado ser seguros y bien tolerados en adultos”, indicaron desde el Cecmed, desde donde precisaron que hasta el 27 de mayo se habían acumulado 18.249 casos confirmados en niños, 983 en menores de un año. 

“Aunque la mayoría de los niños padecen la enfermedad de forma leve, resulta peligroso por las complicaciones que pueden padecer en el periodo de la infección y las posteriores secuelas que deja el padecimiento”.

Los inmunizantes se aplicarán, igual que se hizo en los ensayos con adultos, en tres dosis cada 28 días, las dos primeras de Soberana 2 y una de Soberana Plus, indicó el organismo.

Cuba cuenta con cinco candidatos vacunales, dos de ellos (Soberana 2 y Abdala) están en fase final de ensayos clínicos y se espera que la autorización oficial sea otorgada este mes.

Sin embargo, ante el repunte de los contagios -que ya suman 153.578 casos positivos y 1.057 fallecidos desde que empezó la pandemia- el gobierno emprendió el 12 de mayo una campaña de vacunación en poblaciones de riesgo. Las autoridades esperan haber vacunado al 70 por ciento de la población para finales de agosto.

Bajo embargo de Estados Unidos desde 1962, Cuba comenzó a desarrollar sus propias vacunas en la década de 1980 y actualmente cerca del 80 por ciento de las que incluye en su programa de inmunización son fabricadas en la isla.